“La semana pasada tuve una entrevista de trabajo en Gran Vía. La entrevistadora me dijo que quería ver si estaba entera. Entonces me preguntó por mi discapacidad y cuando le dije que era psíquica, vi en su cara que el puesto no iba a ser para mí. Yo solo quise responderle que fui maestra, que llegué a ser la quinta en unas oposiciones y que preguntar eso es ilegal”. Habla Almudena (nombre ficticio), de 43 años. Tiene una hija pequeña, ha sido víctima de violencia de género y cuenta que quiere ser funcionaria. Al día siguiente opta a un puesto en Hacienda: “Siempre me ha gustado hacer la declaración de la renta”.

Los datos muestran la dificultad de acceder al mercado laboral. La tasa de paro de mujeres con discapacidad en España es del 26,7% casi diez puntos por encima de la general. Ellas representaron el 1,3% de los contratos hechos a mujeres en 2017, según los últimos datos disponibles de la Fundación Once. Mirando el detalle, de los 308.376 contratos que se hicieron ese año a personas con discapacidad, el 38% fueron para emplear a una fémina.

A Almudena le detectaron una enfermedad mental que la apartó de su carrera de maestra: “No puedo ser profesora pero sí muchas otras cosas”. Cuenta también que su marido utilizaba este hecho para menospreciarla. Según el informe Violencia de género hacia las mujeres con discapacidad, elaborado por la Fundación Cermi Mujeres, el 31% de las discapacitadas ha sufrido violencia machista, más del doble que las mujeres sin esta condición.

En esta búsqueda de soluciones, Almudena encontró un día el programa Inserta, a través del que la Fundación Once conecta a demandantes de trabajo con empresas de su bolsa de empleo. Hace dos semanas la incluyeron junto a 14 compañeras en un nuevo proyecto destinado específicamente al emporederamiento femenino. En él participan 15 mujeres, de las que cinco han sufrido violencia machista. La entidad Quiero trabajo es la socia de este proyecto del que Gema Garrido es coordinadora.”Tenemos expertos en recursos humanos, orientadores y estilistas que apoyan a las mujeres en un recorrido personalizado”, explica.
Almudena mantuvo hace unos días su sesión individual, y además le hicieron la manicura y le regalaron ropa donada por cadenas como Inditex o Mango. “Algunas de las mujeres a las que atendemos en nuestra fundación no tienen recursos ni para dar de comer a sus hijos, no les puedes decir que se gasten dinero en comprarse una chaqueta para buscar trabajo”, apunta Gemma Garrido. La apariencia física cuenta en la autoestima, pero en el proceso también tienen la oportunidad de hablar del pasado que arrastran. “Hay algunas que piensan que el mundo es malvado que incluso han sufrido violencia en la casas en las que han trabajado como internas”. Las palabras de Almudena lo confirman: “Cuando salí ayer de la sesión individual me dieron ganas de llorar porque no estoy acostumbrada a recibir tanto cariño”.

En el aula de la Fundación Once esta mañana están hablando de conciliación, de su objetivo profesional, de saber decir no a jornadas abusivas en el trabajo. No todas las mujeres han recibido golpes de sus parejas, pero sí de la vida. Aquí se juntan las historias de María, madrileña de 47 años, diagnosticada con hiperactividad y que quiere volver a ser camarera. Elsa, ecuatoriana de 60 años asentada desde hace tres décadas en Madrid que obtuvo un grado de discapacidad después de lesionarse la cadera y la columna en una casa en la que trabajaba. Y también Lidia, de 57 años, a la que le fallan las piernas después de haberse “matado” toda la vida limpiando casas y que además tiene una enfermedad mental. “Vivo gracias a mi hijo”, cuenta. Ana, de 65 años, que perdió su trabajo como empleada laboral en la Administración pública tras un accidente y diez años de operaciones, relata cómo se vio en la calle. “Llegó un punto en el que dije o reviento o de aquí me voy al cementerio, y como no quería darle el gusto a aquellos que me decían que no era capaz me dije: ‘Yo puedo con esto y mucho más”.

Cuando acaben este curso que dura un mes, tendrán a disposición la bolsa de empleo del programa Inserta para volver al trabajo. Almudena insiste en una frase de su cosecha con la que define su vida: “Si eres mujer, discapacitada y además, como es mi caso, has sufrido violencia de género, vives en arenas movedizas y sin ayuda es difícil remontar una vida”.

Fuente: Diario El País