Da el golpe a la Poliquistosis Renal

Un riñón sano tiene el tamaño de un puño. Pero en el caso de las personas con poliquistosis renal, el tamaño de los riñones puede aumentar hasta cuadriplicar el de un riñón sano y pesar hasta cien veces más. Por eso hemos creado el «choque de puños», una forma fácil, divertida y llamativa de compartir tu compromiso con el apoyo a la poliquistosis renal.

Tanto si tienes poliquistosis renal como si es alguien cercano a ti quien la sufre, o si sientes interés por la causa y quieres ayudar, este manual es para ti.

Un riñón sano tiene el tamaño de un puño. Con poliquistosis renal, puede llegar a alcanzar el tamaño de un balón de rugby

 

Con poliquistosis renal, puede llegar a alcanzar el tamaño de un balón de rugby. Esto puede conducir a fatiga, dolor crónico e insuficiencia renal. Sin cura a la vista, y con pocas opciones de tratamiento, necesitamos tu ayuda para recaudar fondos y llevar a cabo investigaciones clave.

La poliquistosis renal es una enfermedad debilitante para toda la vida que afecta aproximadamente a 12,5 millones de personas en el mundo. La poliquistosis renal es una enfermedad hereditaria. Esto significa que los padres afectados pueden transmitirla a sus hijos, de forma que acabe afectando a familias enteras. Sin cura a la vista, necesitamos tu ayuda para recaudar fondos y llevar a cabo investigaciones clave.

Imagina que tus riñones cuadriplicaran el tamaño de un riñón sano (hasta alcanzar el tamaño de un balón de rugby) y pesaran hasta cien veces más. Esto es lo que ocurre con la poliquistosis renal. Algunas personas se enfrentan a fatiga, dolor crónico e insuficiencia renal. Sin cura a la vista, necesitamos tu ayuda para recaudar fondos y llevar a cabo investigaciones clave.