El comisario de Sanidad, Tonio Borg, ha anunciado que Bruselas examinará “en profundidad” el impacto del copago farmacéutico hospitalario introducido por el Gobierno español para verificar si se ajusta a las recomendaciones de la UE de mejorar la eficacia del gasto sanitario y a la vez mantener el acceso a los grupos sociales más vulnerables

La iniciativa de la Comisión responde a una interpelación parlamentaria del eurodiputado socialista Andrés Perelló. Perelló reclamó al Ejecutivo comunitario que se pronunciara sobre si el copago farmacéutico hospitalario garantiza un acceso amplio a la atención sanitaria a precios asequibles y si reducirá el número de personas con riesgo de exclusión social.

“Las cuestiones planteadas por su señoría serán examinadas en profundidad por la Comisión durante la supervisión de las reformas introducidas en España en el marco del actual ejercicio del semestre europeo”, señala el comisario de Sanidad en su respuesta escrita.

La UE ha recomendado a España, según recuerda Borg, “aumentar la rentabilidad del sector sanitario, al tiempo que se mantiene el acceso para los grupos vulnerables” y “adoptar y aplicar las medidas necesarias para reducir el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social”.

“Según los datos disponibles, el gasto público de España en productos farmacéuticos es superior a la media de la UE, aunque con una proporción de copago privado inferior a la media”, apunta el responsable del Ejecutivo comunitario. El nuevo sistema de copago, resalta Borg, no se aplica “a las pensiones mínimas, a las rentas básicas y, por primera vez, a los desempleados de larga duración”.

 

“Es una buena noticia que la actual Comisión Europea, tan amiga de los recortes, intente poner freno a los desmanes de la ministra Ana Mato para desmantelar nuestro modelo de sanidad pública, escudándose en el argumento de la sostenibilidad del sistema”, dijo Perelló en un comunicado.

 

“El efecto del copago de fármacos hospitalarios es perverso para los enfermos crónicos y graves”, añadió.