La diabetes es una enfermedad cada vez más prevalente en España en la que, además del tratamiento, mantener unos hábitos de vida y una alimentación saludables son también clave para tener controlada la enfermedad y prevenir las complicaciones asociadas, como la hipoglucemia, según expertos participantes en el encuentro “Retos y respuestas a la diabetes”, organizado por Diabalance

La diabetes es una enfermedad cada vez más prevalente en España en la que, además del tratamiento, llevar unos hábitos de vida y una alimentación saludables también es clave para tener controlada la enfermedad y prevenir las complicaciones asociadas, como la hipoglucemia. Así lo aseguraron los diferentes expertos participantes en el encuentro Retos y respuestas a la diabetes, la pandemia del siglo XXI organizado por Diabalance.

La diabetes tipo 2 está directamente relacionada con el sedentarismo y el incremento de la obesidad y el hecho de que España sea uno de los países con más sobrepeso, incluso en niños, hace que también sea una enfermedad con una prevalencia “cada vez mayor”, y afecta ya al 14 por ciento de la población, según el director del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Ramón Gomís.

De hecho, este experto recordó que un reciente estudio de la Sociedad Americana de Diabetes ha demostrado como el seguimiento de una dieta mediterránea, rica en frutas, verduras y legumbres, puede reducir hasta en un 52 por ciento el riesgo de desarrollar la enfermedad, “más que lo que se puede conseguir con cualquier reducción de peso”.

Pero además, una vez diagnosticada los pacientes también deben vigilar su dieta ya que hay alimentos que provocan picos de glucemia y pueden agravar la enfermedad, así como la aparición de complicaciones asociadas, lo que hace necesario que estos pacientes “lleven una dieta lo más saludable posible”.

La principal complicación que puede derivar de la alimentación es la hipoglucemia, derivada de las variaciones en la alimentación y el ejercicio físico, y el coste de su tratamiento es “muy elevado”, rondando los 3.000 euros por episodio.

Por ello, el codirector del Centro Tecnologíco Nutren-nutrigenomics de la Universidad de Lleida, Manuel Portero, ha defendido la necesidad de que los pacientes diabéticos sepan qué alimentos deben incorporar a su dieta y de cuales deben prescindir, a lo que ayudaría saber el índice glucémico que contiene cada uno.

Una solución a este problema sería incorporar esta parámetro en el etiquetado de cada alimentos, “ya que cuanta más información tengan los consumidores mejores decisiones podrán tomar”, si bien reconoce que para ello es necesario que las administraciones y la industria definan unos estándares para todos los alimentos.

Por su parte, el presidente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), Aureliano Ruiz, ha reivindicado la figura del educador en diabetes en los centros de salud, que actúe como “maestro” que ayude a estos pacientes a “vivir con la enfermedad”. Esta medida, según ha apuntado, contribuiría también a reducir las complicaciones y, con ello, el gasto asociado a la enfermedad.

Desde Diabalance, una marca desarrollada por Pascual y Esteve para ofrecer soluciones específicas para estos pacientes, su director, José Ramón Pérez, aseguró que la industria es consciente de que “hay que aportar soluciones” ante estos eventos hipoglucémicos, ya que son “la espada de Damocles que acompaña a estos pacientes”, de ahí que hayan desarrollado una gama de 15 productos que baja carga glucémica para que “no tengan que renunciar a algo tan placentero como el comer”.

www.medicosypacientes.com