alejandro1

Alejandro Toledo, presidente de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón ( Alcer)

Alejandro Toledo Noguera, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) y de la Alianza General de Pacientes (AGP), comenta para EG los nuevos objetivos que se ha planteado la Federación en el marco del Día Mundial del Riñón. Toledo ha querido destacar que a pesar de que en el pasado año los pacientes se enfrentaron a diversas amenazas en el ámbito sanitario, las administraciones sanitarias decidieron actuar a favor de la cordura y no implantar diversas medidas que pondrían en riesgo la calidad de vida de los pacientes. Tomando en cuenta que más de 200.000 personas conviven con esta patología en España.

¿Podría ofrecer un balance del último año para las enfermedades renales crónicas en España?
El pasado año fue un ejercicio que empezó con serias amenazas, por el copago en transporte sanitario, productos dietéticos y ortoprótesis, pero dónde al final ha imperado la cordura y el Gobierno ha decidido no implantarlo. En general han proliferado más los rumores, que las malas y buenas noticias. Ha sido un año dónde se ha confirmado la eficacia del tratamiento de hemodiafiltración online, la mayor supervivencia de los quelantes no cálcicos y el aumento (todavía tímido) de las opciones de diálisis domiciliaria (especialmente diálisis peritoneal).
En su opinión, como presidente de Alcer, ¿cuál es el principal objetivo de la federación para este año?
En primer lugar que salga a la luz el abordaje de las enfermedades renales dentro de la Estrategia a la Cronicidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En segundo lugar promover que se realicen estrategias de afrontamiento a la enfermedad renal crónica en todas las comunidades autónomas.
¿Qué objetivos podría decir que fueron alcanzados durante el pasado año?
La eliminación del copago del transporte sanitario no urgente, que afectaba de manera grave a los pacientes en diálisis, y el aumento de las opciones de tratamiento renal sustitutivo de diálisis peritoneal y de trasplante renal de donante vivo.¿Qué es lo que más preocupa actualmente al colectivo de pacientes al que representa en Alcer?

Evidentemente la sostenibilidad del tratamiento sustitutivo renal con una adecuada calidad. Nos preocupan las medidas económicas que se están proponiendo para hacer sostenible la atención a nuestra patología, porque la gran mayoría son decisiones a corto plazo que no aseguran la reducción del gasto a medio plazo y encima suponen una amenaza para la calidad del tratamiento.
En muchas ocasiones ha manifestado querer equidad entre comunidades autónomas, ¿Cómo considera que se puede conseguir este objetivo?

 Con el acuerdo de todos será más fácil, el diálogo con los actores que conocen el entorno del paciente renal se antoja fundamental para llegar a esa situación. A día de hoy no hay equidad en el acceso al tratamiento renal sustitutivo entre comunidades autónomas y nuestro trabajo es eliminar esas inequidades.

 Por otro lado, ¿está de acuerdo con la afirmación de que la enfermedad renal crónica (ERC) es cada vez más reconocida como problema global en salud pública?

 Estoy de acuerdo en que empieza a tomarse en cuenta, pero no en que sea reconocido como un problema global en salud pública, porque si fuera así no llevaríamos dos años esperando a ver la Estrategia de abordaje en las Enfermedades Renales Crónicas, que por otro lado tiene encima de la mesa el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y que no acaba de poner en marcha.

 Alejandro Toledo Noguera, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) y de la Alianza General de Pacientes (AGP)

fuente: AGP