Comprometido desde hace 15 años, los últimos 8 como miembro de la Junta Directiva en calidad de tesorero, 58 años de edad, trasplantado y empresario fundador en 1.999 de una compañía de intermediación comercial. Es Jesús Molinuevo, elegido en la 82ª Asamblea como el 14º presidente de la Federación Nacional ALCER, la mayor asociación de pacientes de España con más de 19.000 socios, entidades en 51 ciudades y que representa a más de 50.000 enfermos renales y trasplantados en nuestro país.

“Estamos percibiendo desigualdades en el acceso a los diferentes tratamientos renales entre las diferentes Comunidades  Autónomas. Tememos una vuelta al pasado con ciudadanos de primera o segunda, dependiendo de su lugar de residencia”. Esta es la principal preocupación a la vez que el principal reto que Molinuevo afirma encontrarse en este momento, para el cual empieza por aportar ideas: “Sería de gran ayuda disponer de un inventario de los recursos disponibles para afrontar las enfermedades renales en cada Comunidad Autónoma.”

Jesús Molinuevo desea que los políticos tomen conciencia de que “el movimiento asociativo ALCER no es simplemente un colaborador en las campañas de concienciación sobre la donación de órganos. ALCER es sobre todo un lugar de encuentro donde enfermos renales veteranos reciben y acogen a los nuevos y contándoles sus experiencias les muestran que hay un futuro y una luz al final del túnel”. Pero también señala a la clase política recordándoles que “los efectos de la crisis están obligando a que las entidades no puedan seguir prestando la atención psicológica, social y nutricional que desde hace muchos años se estaba proporcionando a los enfermos renales en todas las provincias y que por ser vitales para ellos no se pueden perder”.

Firme partidario de la interlocución y el diálogo con las diferentes administraciones sanitarias, Molinuevo recuerda a sus representantes la importancia de contar con planes específicos de salud renal y espera que el Plan Estratégico de Salud Renal que está elaborando el Ministerio de Sanidad pronto se haga público y sea verdaderamente un punto de inflexión en la lucha contra las enfermedades renales.

Molinuevo se siente especialmente orgulloso por  las estrechas relaciones que unen a ALCER con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN), a las que considera un eje estratégico.

Los medios de comunicación son para Jesús Molinuevo un elemento clave como “altavoz” en esta sociedad. “Ningún país democrático puede vivir de espalda a los medios de comunicación. Ya no basta solamente con hacer las cosas bien. Hay que saber transmitir adecuadamente lo que estás haciendo, no solamente en beneficio de la propia entidad, también en beneficio de la sociedad para que se pueda aprovechar de los esfuerzos y aciertos de la entidad”. Transparencia, lealtad y una política de continuidad informativa es lo que Molinuevo promete a los medios de comunicación.

 En el plano personal, Molinuevo considera su elección como presidente “la oportunidad de devolver a ALCER parte de lo que he recibido de ellos. Desde que tuve mis primeros contactos con ALCER, he conocido a muchos compañeros de mi misma condición que me han enseñado cómo incluso en los momentos más difíciles, siempre hay que mirar al futuro, sentirte útil y participar activamente en la sociedad. Y que todo ello da como resultado beneficios inestimables para el enfermo, en este caso, renal”.

Molinuevo afirma no tener “miedo”, pero sí “cierto vértigo que da la responsabilidad de estar a la altura de la confianza que las asociaciones ALCER han puesto en mí y sobre todo, continuar la excelente gestión realizada por Alejandro Toledo en la cohesión del movimiento asociativo ALCER, en su reconocimiento social y en la defensa de los intereses de los enfermos renales”.

 Alejandro Toledo explico en la Asamblea su decisión de no volver a presentar candidatura, basada en que la asunción de responsabilidades que conlleva la Alianza General de Pacientes (AGP) y las actividades derivadas de la misma, hacían imposible la dedicación que la Federacion Nacional Alcer merece. Por deseo unánime de la Asambla, Alejandro Toledo continuará siendo presidente de la Fundación Renal Alcer.

molinuevo1