Las enfermedades cardiovasculares son las más mortales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su listado de las diez principales causas de muerte en el mundo. Entre ellas, se mantienen varias enfermedades no transmisibles como las patologías coronarias, los accidentes cerebrovasculares o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La diabetes aparece por primera vez en este “top ten”, del que sale la tuberculosis. Este organismo ha utilizado datos de 2011, año en que estiman que murieron en todo el mundo 55 millones de personas. Las enfermedades no transmisibles son responsables de dos de cada tres fallecimientos, más que hace diez años, cuando representaban el 60% de todas las muertes. Aún así, la primera causa de muerte siguen siendo las enfermedades cardiovasculares, que mataron a casi 17 millones de personas y representaron tres de cada diez fallecimientos. A estas dolencias le siguen las infecciones de vías respiratorias inferiores (causantes de 3,2 millones de muertes), la EPOC (3 millones), enfermedades diarreicas (1,9 millones), el VIH/Sida (1,6 millones), los cánceres de tráquea, bronquios o pulmón (1,5 millones), la diabetes mellitus (1,4 millones), los accidentes de tráfico (1,3 millones) y los nacimientos prematuros o el bajo peso al nacer (1,2 millones).

Por otro lado, el informe destaca que las causas de muerte pueden variar entre países de altos y bajos ingresos. De hecho, mientras que en los países ricos las enfermedades no transmisibles representan el 87% de todas las muertes, en los países de bajos ingresos apenas representan el 36% y ganan protagonismo enfermedades como el VIH/Sida, las enfermedades diarreicas, la malaria o la tuberculosis. Las complicaciones derivadas de un parto prematuro y la asfixia y las lesiones al nacer también se encuentran entre las principales causas de muerte. Finalmente, la OMS pone de relieve que de los 6,9 millones de niños que murieron antes de cumplir los cinco años en 2011, casi todos fueran de países de bajos y medianos ingresos. Además de las complicaciones al nacer, la neumonía o las enfermedades diarreicas, la malaria sigue siendo una importante causa de muerte a estas edades, especialmente en África subsahariana.

Fuente: IM Farmacia Clínica