El Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia y el Hospital General Universitario de Alicante han participado en tres trasplantes cruzados de riñón en las dos últimas semanas, una cadenaen la que han estado implicados un total de nueve centros hospitalarios de toda España. La Fe ha participado en dos de los tres trasplantes cruzados y el General en uno.

Además han estado implicados el Hospital Cruces de Bilbao; el Miguel Servet de Zaragoza; Ramón y Cajal de Madrid; el Clínic de Barcelona; el Can Ruti de Badalona; Vall d’Hebrón de Barcelona y el Complejo Hospitalario Juan Canalejo de A Coruña, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Toda la coordinación organizativa del proceso y la logística del traslado de los órganos entre las diferentes ciudades se realiza desde la oficina central de la Organización Nacional de Trasplantes en Madrid, que se encarga de sincronizar las intervenciones y gestionar los medios de transporte, aéreos o terrestres, según las necesidades.

Este modelo de donación se plantea cuando un paciente requiere un trasplante de riñón y su donante es incompatible con él pero sí que es apto para donar su riñón a otro enfermo que requiere un trasplante en otro hospital de España. En ese caso, se produce un intercambio de donantes entre dos parejas y cada uno recibe el riñón que le es compatible.

En algunos casos, puede llegar a realizarse una cadena entre más de dos parejas. Esta situación se ha producido en los tres trasplantes cruzados en los que han participado los dos hospitales valencianos. Esto supone que, finalmente, un total de 10 pacientes a la espera de un riñón han sido trasplantados.

En cada operación de trasplante cruzado la extracción de los riñones a los donantes se realizó de manera simultánea en todos los hospitales implicados en cada caso. Actualmente, todos los donantes y receptores están dados de alta y evolucionan favorablemente.

Alternativa ante la escasez de órganos
El trasplante de riñón es la mejor alternativa para los pacientes que padecen insuficiencia renal crónica avanzada, una enfermedad que afecta actualmente a unos 5.000 pacientes en la Comunitat Valenciana, y en torno a unas 40.000 en España. El trasplante renal de donante vivo es una nueva opción que se plantea ante la escasez de riñones de donante fallecido.

“La donación en vivo es una técnica que cada vez está adquiriendo más relevancia en el trasplante de riñón. Habitualmente, si el paciente es compatible con un familiar candidato a ser donante, se extrae por laparoscopia el riñón y se implanta en el receptor en el mismo momento”, ha explicado el doctor Juan Galán, coordinador de Trasplantes del Hospital La Fe.

Sin embargo, “en otros casos, paciente y familiar son incompatibles, y es cuando se trata de buscar otra pareja de donante-receptor en la misma situación, para hacer el cruce de donantes”, ha apuntado el doctor Carlos de Santiago, coordinador de Trasplantes del Hospital General de Alicante.

Actualmente, en la Comunitat Valenciana, desde el inicio del programa de Trasplantes de riñón en el año 1979, se han llevado a cabo un total de 5.411, de los que 156 han sido de donante vivo. Durante el año 2015 se han realizado 242 trasplantes renales, 22 de ellos de donante vivo, de los que cuatro han sido cruzados y tres de ellos en este pasado mes de noviembre, ha explicado el doctor Rafael Zaragoza, coordinador autonómico de Trasplantes de la Comunitat Valenciana.

La técnica utilizada para la extracción del riñón al donante es por laparoscopia (se realizan pequeñas incisiones y se lleva a cabo el proceso con la ayuda de una cámara). Se trata de una cirugía no invasiva (comporta menos agresividad quirúrgica que la cirugía abierta empleada anteriormente) que provoca menos dolor postoperatorio y permite una recuperación más rápida.

Fuente: Levante EL MERCANTIL VALENCIANO