La lista de espera para recibir un trasplante de órganos se ha reducido un 17 por ciento en 2013. A 31 de diciembre pasado, el número de pacientes en espera era de 68, frente a la cifra de 82 existente a finales de 2012. En concreto, 63 necesitaban un riñón y 5, un trasplante de hígado. Ningún paciente estaba en lista de espera para trasplante cardíaco.

Estos datos se han dado a conocer durante una rueda de prensa en la que la directora general de Salud, Cristina Ibarrola, ha ofrecido el balance de las actuaciones realizadas en este ámbito en Navarra, en 2013. Ibarrola ha estado acompañada por el coordinador autonómico de trasplantes, Javier Aldave, y por el coordinador de trasplantes del CHN, José Elizalde, que ha explicado la próxima implantación de un protocolo de donación en asistolia (muerte cardiorrespiratoria) que reduce considerablemente el tiempo para efectuar el proceso de donación y trasplante, lo que redundará en un aumento del número de donantes y de órganos trasplantados.

Con este mismo objetivo, Javier Aldave ha explicado que otro de los objetivos es aumentar la donación entre vivos, ámbito en el que durante 2013 se produjeron 2 trasplantes de riñón y 4 de hígado.

Durante el acto, se ha resaltado además el alto índice de donantes de médula osea en Navarra, que alcanza la cifra de 9.441, lo que supone un incremento del 9,92 por ciento con respecto a 2012. Esta cifra absoluta supone una tasa de 14,7 por cada 1000 habitantes, muy superior a la tasa española, que es de 2,9 por cada 1000 habitantes.

Donantes

El Complejo Hospitalario de Navarra, encargado de la detección y extracción de órganos de personas fallecidas por muertes encefálicas, supervisó en 2013 un total de 19 posibles donantes de órganos. Dos fueron descartados por contraindicaciones médicas y se registró una negativa familiar, por lo que el número de donantes reales se redujo a 16.

Cabe destacar que las negativas familiares son en Navarra del 6 por ciento, índice muy inferior  a la media nacional que se sitúa entre el 15 y el 16 por ciento.

Estas donaciones posibilitaron 32 extracciones renales; 15 extracciones hepáticas; 4 extracciones cardíacas; 5 de pulmón y 1 de páncreas. Todas las extracciones de órganos han experimentado incrementos con respecto al año anterior, salvo el de corazón, que se mantiene, y el de páncreas, que disminuye ligeramente. Los mayores incrementos se registran en riñones (de 22 a 32) y en pulmones (de uno a cinco).

Las tasas de donantes por millón de habitantes en Navarra se sitúan en el 24,8 por ciento frente al 35,1 por ciento de la media nacional. No obstante, tal y como ya se ha mencionado, el dato de donantes de médula ósea está muy por encima de la media nacional y crece más rápido que el de otras Comunidades.

Trasplantes

En Navarra, gracias a la colaboración del CHN y de la Clínica Universidad de Navarra y a la red española de trasplantes, se realizaron en 2013 un total de 26 trasplantes renales, 23 trasplantes hepáticos; y 8 trasplantes de corazón. En total, 57 trasplantes de órganos.

El año anterior se trasplantaron 53 órganos, de los que 32 fueron renales, 16 hepáticos y 5 cardiacos. Se observa una disminución en los trasplantes de riñón y un incremento en los de hígado y corazón.

En comparación con el Estado, Navarra está por debajo de la media en el número de trasplantes renales, no así en los de hígado y corazón en los que la Comunidad foral presenta mejores índices.

Lista de espera

En cuanto a la lista de espera, a 31 de diciembre de 2013, en Navarra había 63 personas a la espera de un riñón, 5 de hígado, y no había ningún paciente en espera de un trasplante cardiaco.

Se ha experimentado con respecto al año anterior una disminución en las listas de espera de todos los órganos. En concreto, los pacientes en espera para un trasplante renal han pasado de 68 a 63 ( un 7,35 por ciento menos); para uno hepatico de 11 a 5 (un 54,55 por ciento menos); y para uno cardiaco de 3 a 0. Así, el número de pacientes en lista de espera ascendía a finales de 2012 a 82.

Donación en asistolia

Además, Navarra implantará en el próximo mes de febrero un protocolo de donación en asistolia o en muerte cardiorrespiratoria, un sistema que ya está implantado en varias comunidades autónomas y con el que se pretende aumentar el número de donantes y órganos trasplantados. Asimismo, la Comunidad foral se propone “potenciar la donación en vivo”, dada la reducción que se está registrando en donantes por muerte encefálica.

Aldave ha explicado que como consecuencia de la disminución del número de accidentes de tráfico y de la siniestralidad laboral, “la donación en muerte encefálica se va reduciendo”. Por ello, Navarra se propone ampliar otros dos campos de donación: en asistolia y en vivo.

Así, el próximo mes de febrero Navarra pondrá en marcha la donación en asistolia controlada, que se iniciará para trasplantes renales. Elizalde ha señalado que este tipo de sistema incluye a “pacientes con una lesión devastadora cerebral no compatible con la vida, pero que no cumple los requisitos de muerte encefálica”.

Ante esta situación, ha explicado, “se plantea a la familia limitar el tratamiento de soporte vital, que es retirar la máquina de oxígeno que le hace respirar, que su corazón siga latiendo”. “Si tras retirar esa máquina, en un periodo de no más de dos horas se produce una parada cardiorrespiratoria, se inicia el operativo de la extracción, en principio renal”, ha señalado Elizalde.

Este sistema, según el coordinador de trasplantes del CHN, está instaurado en unas 12 comunidades autónomas y en Navarra comenzará con la extracción renal. Posteriormente, según Elizalde, “una vez que haya un cierto grado de solidez en la instauración de este modelo de donación, se pasaría a la extracción hepática”.