» La mala calidad del desayuno empeora la salud cardiovascular en la infancia La mala calidad del desayuno empeora la salud cardiovascular en la infancia | ALCER

La calidad del desayuno se asocia con importantes factores de riesgo cardiovascular y metabólico en niños y niñas con sobrepeso. Así concluye un estudio, realizado por científicas españolas, que muestra cómo los programas de educación nutricional deberían poner el foco en la disminución de alimentos de alta densidad energética, como los productos ultraprocesados, comúnmente presentes en los desayunos infantiles.

Investigadoras del Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Agroalimentaria (IS-FOOD) de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) han publicado un estudio en el que muestran que la calidad nutricional del desayuno se asocia con importantes factores de riesgo cardiovascular y metabólico en niños y niñas con sobrepeso, incluso en aquellos con buena forma física que practican ejercicio a diario.

Las autoras del artículo, publicado en la revista Nutrients, observaron que aquellos menores que consumían desayunos con peor calidad nutricional y mayor densidad energética (entendida como más cantidad de calorías por gramos de alimento) tenían mayores niveles de colesterol y de ácido úrico y una mayor resistencia a la insulina.

Las científicas concluyen que los programas de educación nutricional para mejorar la salud cardiovascular de la población pediátrica deberían incluir recomendaciones específicas dirigidas a disminuir el consumo de alimentos de alta densidad energética en esa primera comida del día.
Perjuicios de no desayunar o de hacerlo mal
“El desayuno no solo es la primera comida del día, sino que también se puede considerar la más importante -señala Idoia Labayen, profesora del departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA-. A pesar de ello, muchos niños van al colegio sin desayunar, lo que hace que lleguen más hambrientos a la hora de comer y puedan ingerir más cantidad de la que les correspondería”.
“La ausencia del desayuno ha sido previamente relacionada con el exceso de grasa y otros trastornos asociados, por lo que la promoción del desayuno ya se está utilizando como parte de la estrategia en la prevención de la obesidad infantil”, añade Labayen.

Sin embargo, más allá de desayunar o no, la calidad de la primera comida del día es muy relevante. Tras evaluar los hábitos dietéticos del desayuno de un total de 203 escolares de 8 a 12 años con exceso de peso, se observó que un 13% de los niños no desayunaba a diario y que aquellos que consumían desayunos con peor calidad nutricional y con mayor densidad energética tenían mayores niveles de colesterol y de ácido úrico en sangre y una mayor resistencia a la insulina.
Repercusión en el metabolismo de la glucosa
“Precisamente, una mayor densidad energética del desayuno repercutía negativamente en el metabolismo de la glucosa, incluso en aquellos niños que cumplían con las recomendaciones diarias de actividad física, es decir, 60 minutos en intensidad moderada a vigorosa”, explica la experta.

Las investigadoras subrayan que los programas de educación nutricional para mejorar la salud cardiovascular y metabólica de la población infantil deberían poner el foco en la disminución del consumo de alimentos de alta densidad energética, como “los productos ultraprocesados, comúnmente presentes en los desayunos infantiles”, concluye Labayen.

Fuente: RTVE