Comunicado de la Federación Nacional de Asociaciones de Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER)

En el día de ayer, lunes 13 de enero, y en el marco del Consejo Asesor de Sanidad, la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, declaró su firme decisión de no regular el copago del transporte sanitario no urgente, de productos nutricionales y de productos ortoprotésicos. La Ministra manifestó esta decisión en la reunión del Consejo Asesor de dicho Ministerio y en contestación a las sugerencias planteadas por Alejandro Toledo, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Lucha contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) y de la Alianza General de Pacientes (AGP) en las que llamaba a consideración sobre la necesidad de regular estos copagos.

Fue a finales de abril del año 2012 cuando se publicó el RD 16/2012 que determinaba la nueva regulación del copago y dispensación farmacéutica. En ese Real Decreto se mostraba la intención de regular también el copago en el transporte sanitario no urgente, productos nutricionales y ortoprotésico (Cartera suplementaria de servicios). Inmediatamente después de su publicación nuestra Federación mostró su preocupación por esta medida, al entender que perjudicaba especialmente a los pacientes renales en tratamiento de hemodiálisis, y ofreció al Ministerio que dirige Ana Mato opciones alternativas para ayudar a la sostenibilidad del tratamiento renal sustitutivo.  Posteriormente se produjo una reunión entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Federación Nacional ALCER para que ese copago de transporte sanitario no urgente no se aplicara a los pacientes renales crónicos aduciendo que se trataba de un transporte “vital”. Después de nuevos contactos se llegó al acuerdo de establecer un copago en estos pacientes crónicos, que fuera meramente simbólico, de 6, 12 y 60 euros anuales según tramos de renta, que fue aprobado por el Consejo Interterritorial de Sanidad.

Finalmente se ha impuesto la cordura y la propia Ministra de Sanidad ha asegurado en dicho Consejo Asesor su firme decisión de no regular esta opción de copago por considerar que no cumple con los criterios de sostenibilidad y disuasorios que en un principio se pensaron necesarios.

Desde la Federación Nacional ALCER nos congratulamos de esta decisión, que da la razón a nuestras argumentaciones e impone la cordura afianzando aún más la intención de nuestra entidad de trabajar conjuntamente con las Administraciones Sanitarias por la Calidad y Sostenibilidad del tratamiento renal sustitutivo que la Sanidad Pública ofrece a los pacientes renales y sus familias.