La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los adultos con un índice de masa corporal normal reducir el consumo de azúcar al 5 por ciento de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a unos 25 gramos al día. Hasta ahora el organismo aconsejaba que el consumo de azucares fuera menor del 10 por ciento del consumo calórico total.

Así lo va a establecer en su nuevo proyecto de directrices sobre la ingesta de azúcares, para el cual ha solicitado a los países miembros que, desde ayer y hasta el 31 de marzo, presenten observaciones acerca del mismo, las cuales tienen que ir acompañadas por una declaración de intereses.

En concreto, los límites de ingesta de azúcares que se sugieren en el proyecto de directrices se aplican a todos los monosacáridos (como glucosa y fructosa) y disacáridos (como sacarosa o azúcar de mesa) que son añadidos a los alimentos por los fabricantes, cocineros o consumidores, así como a los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de fruta.

Y es que, según ha avisado la OMS, “gran parte” de los azúcares que se consumen actualmente están “escondidos” en alimentos elaborados que generalmente no se consideran dulces. Por ejemplo, prosigue, una cucharada de ketchup contiene unos 4 gramos de azúcar, y una sola lata de refresco endulzado con azúcar contiene hasta 40 gramos.

Este proyecto se ha elaborado sobre la base de análisis de todos los estudios científicos publicados acerca del consumo de azúcares y de la relación entre ese consumo y, el aumento de peso excesivo y la caries dental en adultos y niños.

medicosypacientes.com