Una serie de estudios realizados por investigadores británicos revelan que realizar ejercicio intenso o regular, a lo largo de seis meses, tiene efectos antinflamatorios en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC).

Realizar un poco de ejercicio podría ayudar a reducir el riesgo de los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) de desarrollar enfermedades cardiacas e infecciones, según un estudio publicado en Journal of the American Society of Nephrology. João Viana y Nicolette Bishop, de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y Alice Smith, de la Universidad de Leicester (Reino Unido) y sus compañeros han diseñado un estudio para analizar el impacto del ejercicio en un rango de parámetros inmunes o inflamatorios en pacientes con ERC.

En un estudio de ejercicio intenso realizado en 15 pacientes, caminar durante 30 minutos mejoraba la capacidad de respuesta de los neutrófilos ante un aumento de bacterias durante el periodo postejercicio. También generaba un entorno sistémico antinflamatorio en el organismo.

En otro estudio sobre ejercicio regular, seis meses de caminatas regulares (unos 30 minutos diarios, cinco veces a la semana) redujeron la activación de las células inmunes y los marcadores de inflamación sistémica en 20 pacientes que no aumentaron los niveles de su actividad física habitual durante este periodo.

“Esto significa que el ejercicio tiene efectos antinflamatorios en pacientes con ERC y, de esta forma, podría reducir el alto riesgo que tienen de padecer enfermedades cardiovasculares. Nuestro trabajo tampoco encontró ninguna prueba de que estos niveles de ejercicio pudiesen ser perjudicial para el sistema inmune en estos pacientes”, explica Viana.

www.diariomedico.com