El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha vuelto a suspender la privatización de la sanidad madrileña y las consecuencias políticas no se han hecho esperar: el presidente madrileño Ignacio González, ha decidido dejar “sin efectos” el proceso y el consejero de Sanidad de la Comunidad, Javier Fernández-Lasquetty, ha dimitido. Las asociaciones de médicos y las agrupaciones en defensa de la Sanidad pública han recibido la noticia con entusiasmo y como un éxito de las quince ‘mareas blancas’ y las diferentes movilizaciones convocadas en los últimos meses.

Creemos que es un gran éxito”, afirma a 20minutos Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), “demuestra que cuando hay movilizaciones sostenidas en el tiempo con ideas unitarias, se logra cambiar esas políticas”. Sánchez Bayle ha instado al próximo consejero a “abrir una vía de diálogo” y explica que “lo que se ha parado es el proceso privatizador, pero hay otras muchas iniciativas privatizadoras”.

El secretario general del sindicato de médicos Amyts, Julián Ezquerra, también ha manifestado la “satisfacción plena por la retirada definitiva del proyecto de privatización”, aunque ha lamentado que esa decisión se haya obtenido “a base de doblegar intenciones” por la vía judicial y no “mediante el diálogo y del entendimiento”.

Ezquerra ha pedido que “se retome el diálogo con los profesionales” para volver a la “normalidad” en las relaciones que ambas partes mantenían antes del proceso de externalización y ha asegurado que una vez se confirme que el proceso de externalización se ha detenido por completo, “no tendría mucho sentido seguir con las movilizaciones”.

Fátima Brañas, portavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid, también ha celebrado la decisión del Tribunal y ha añadido que espera “que la sentencia definitiva vaya en esta línea”. “Se puede gastar menos dinero obteniendo los mismos resultados, pero para eso necesitamos otros gobernantes”, ha añadido.

Además, Brañas ha añadido que la dimisión de Lasquetty era “necesaria” por su “empeño” y “obstinación” en tratar de externalizar seis hospitales de la región.

Luis Daniel Martín, miembro de varias plataformas de apoyo a la sanidad Pública y autor del libro Marea blanca, ha dicho que la noticia era “esperada y deseada” y ha afirmado que “anima a seguir defendiendo la sanidad pública de todo el país”. Martín considera que el gobierno madrileño debería desvelar cuánto ha costado el proceso judicial y los estudios sobre la privatización sanitaria. “Cuando las decisiones judiciales no son favorables, el recurso fácil es dimitir sin explicaciones”, sentencia.

“La lucha no se va a acabar

La detención del proceso privatizador de la Comunidad de Madrid llega tras quince meses de protestas en las calles de la capital y varios varapalos en los tribunales. Aun así, el presidente de la Comunidad de Madrid no ha renunciado expresamente a la privatización de los seis hospitales madrileños. Tras anunciar su decisión este lunes, Ignacio González ha asegurado que “respeta” la decisión judicial aunque “no esté de acuerdo” y ha defendido que el modelo que proponía para la gestión de seis hospitales madrileños es “legal y posible”.

Por ese motivo, asegura el presidente de la FADSP, “seguirán las movilizaciones todo lo que sea necesario”. Para Sánchez Bayle, “esto ha sido un refuerzo y de muestra que era verdad eso de ‘sí se puede’ que decíamos en las manifestaciones”.

Rosa María Rodríguez, de la Plataforma Asamblearia de Trabjadores y Usuarios por la Salud (PATUSALUD) asegura a este diario que la noticia ha sido “una alegría para los trabajadores de la Sanidad y para todos los que se han visto implicados”, aunque también ha asegurado que “la lucha no se va a acabar”. ”

Me atrevería a decir que lo de estos seis hospitales es lo menos importante que nos queda por hacer”, dice Rodríguez, que afirma que las movilizaciones seguirán porque “con la cortina de humo de los seis hospirales han estado haciendo otras cosas bajo cuerda y beneficiando a la sanidad privada”.

“El camino que hay por delante no es solo la paralización, sino recuperar lo que hemos perdido”, asegura. Rodríguez explica que es posible que se convoque una nueva ‘marea blanca’ para celebrar esta victoria, pero recuerda varios frentes que siguen abiertos, como el cierre de camas o la privatización de las lavanderías y los servicios de limpieza. “Esto sigue”, concluye.

fuente: 20 minutos