» Litiasis renal Litiasis renal | ALCER

Litiasis renal

deiters

A través del siguiente formulario puedes realizarle tu consulta al doctor sobre cálculos renales:

Magnitud de la litiasis renal

La litiasis renal es la aparición de cálculos en el sistema urinario excretor. Constituye la 3ª patología urológica más frecuente después de las infecciones y la patología prostática. La prevalencia en España es del 4,2% (1.600.000 pacientes), con 105.000 casos nuevos cada año, en comparación con el 10-15% europeo o el 13% norteamericano, muy probablemente ligada a los diferentes patrones alimenticios existentes entre estas regiones. Se postula que una dieta rica en proteínas favorece la aparición de la litiasis renal.

La recurrencia de formación de cálculos en personas no tratadas es del 15% en un año, alrededor del 50% al cabo de 5 años y del 80% a los 25 años. A lo largo de los últimos cien años se ha observado que la incidencia aumenta coincidiendo con los periodos de mayor desarrollo económico y en los países más industrializados, probablemente en relación con hábitos dietéticos como baja ingesta de líquidos, excesiva ingesta de proteínas, sal y oxalatos.

El 60-70% de los casos de litiasis renal se solucionan espontáneamente (expulsión del cálculo) y el 30-40% restante precisa actuación urológica, entendiendo como tal la litotricia extracorpórea, la cirugía endoscópica, la cirugía abierta o combinaciones de ellas. El 55% de los pacientes con cálculos recurrentes tiene una historia familiar de nefrolitiasis.

Es más frecuente en hombres (3:1), entre los 30 y 50 años de edad, y en pacientes de raza blanca más que en asiáticos, y en éstos más que en la población negra. También se observan más casos en zonas de clima cálido y árido que en climas templados.

Definición de la litiasis renal

Los cálculos se pueden definir como depósitos de sustancias químicas, normalmente sales minerales que habitualmente están disueltas en la orina alrededor de un núcleo de material orgánico o núcleo litógeno.

Dicho núcleo está formado por cuerpos extraños (gérmenes, coágulos), presentes en la orina, sobre cuya superficie precipitan otras sustancias orgánicas también presentes en ella.

Con el paso del tiempo, los depósitos tienden a hacerse cada vez más grandes, o se forman otros. Con el aumento progresivo de volumen, el cálculo puede acabar por llenar el cáliz o la pelvis renal. Si el cálculo es muy pequeño puede ser expulsado a la vejiga, y desde aquí, en un segundo tiempo, al exterior con la orina.

Hablamos de arenilla cuando los cálculos son de pequeño tamaño pero muy numerosos, y que sedimentan en la orina apenas emitida.

¿Qué tipos de cálculos renales podemos encontrar?

El contenido de los cálculos puede ser:

  • Cálculos  de oxalato  cálcico: Representan  el 55-60% de los casos.
  • Cálculos fosfato cálcico: Representan el 10-15% de  los  casos. Las causas de su producción  en ambos casos pueden  ser: beber poca agua, exceso de calcio en las comidas o por herencia familiar. Este tipo de cálculos se visualizan en las radiografías, es decir son radiopacos.
  • Cálculos de ácido úrico: Son menos frecuentes (5-10%) y se producen cuando la orina se acidifica. Estos cálculos no se ven en la radiografía, por ello para poder observarlos  se precisa  de la aplicación de contrastes  o la ecografía.
  • Cálculos de estruvita; fosfato amónico magnésico: Representan el  10-15% de los casos y  se  suelen asociar a  infecciones renales.  Este tipo de cálculos  también son radiopacos, es decir, visibles  en una radiografía.
  • Cálculos de cistina: (1-3%) aparecen si existen enfermedades asociadas a alteraciones del metabolismo  de la cistina.
¿Cuáles son las causas que pueden conducir a una persona a presentar litiasis renal?

En la mayoría de las ocasiones las causas de los cálculos renales no se llegan a esclarecer. En 1 de cada 5 casos, aproximadamente, los factores genéticos, la  alimentación, la cantidad de líquido ingerido, las infecciones  de vías urinarias  y diversas enfermedades metabólicas como la  diabetes mellitus pueden  contribuir  a su  aparición.

¿Qué síntomas pueden presentar las personas que presentan litiasis renal?

La sintomatología  va a depender; del tamaño,  de la composición  y la situación  en el aparato  urinario de los cálculos. En aquellos casos en los que los cálculos son pequeños, pueden no aparecer síntomas.

En la mayoría  de ocasiones  puede aparecer:

  • Dolor lumbar, de inicio generalmente brusco e intensidad creciente.
  • Aparición de sangre en la orina (Hematuria) que puede ser visible a simple vista o a veces microscópica. Esta presencia de sangre en orina estaría causada por las lesiones que produce el cálculo al pasar por las diferentes estructuras del sistema urinario.
  • Infecciones de orina.
  • Hablamos de cólico nefrítico cuando los cálculos al salir del riñón. producen un taponamiento de la salida de orina del riñón. Se caracteriza por producir un dolor muy intenso en la zona de los riñones o espalda baja irradiándose hacia el abdomen anterior y hacia los genitales. Es un dolor intermitente que no se alivia y se asocia a nauseas, vómitos, sudoración y sensación de hinchazón abdominal.
¿Cómo se diagnostica la litiasis renal?

Para el diagnóstico de la litiasis renal es necesario saber la situación y tamaño de los cálculos, su composición y la posible existencia de enfermedades que se asocien a su formación.

En un primer momento  se realiza  una exploración física y una entrevista clínica  para conocer los  diferentes factores de  riesgo, enfermedades y antecedentes.

Para  conocer la  situación y tamaño se  realizan pruebas como:

  • Radiografías simples
  • Urografías intravenosa con contraste
  • Ecografías
  • TAC sin contraste.

La presencia de enfermedades  asociadas se realiza posteriormente y en función de la composición de los cálculos se valora la presencia de enfermedades asociadas.

Tratamiento de la litiasis renal

El tratamiento de la litiasis renal puede requerir el abordaje a varios niveles, empezando por el alivio del dolor causado por los cálculos, habitualmente mediante antiinflamatorios no esteroides asociados o no a fármacos espasmolíticos, e incluso analgésicos opiáceos en función de la intensidad del dolor.

En general, los cálculos cuyo diámetro es ≤ 4mm pueden ser eliminados de forma espontánea. En base al tamaño, la localización y la forma del cálculo, se hará necesaria su eliminación de forma artificial, y en general se estima que por encima de los 6-7 mm de diámetro, es necesaria la extracción del cálculo.

En este estadio, pueden ser especialmente útil

les algunas herramientas para reducir el tamaño del cálculo, como por ejemplo preparados a base de plantas que colaboren en la disolución del mismo, y evitar así la extracción del cálculo.

De no ser así, es necesario recurrir a diversas técnicas:

  • Desintegración desde el exterior mediante ondas de choque; este tratamiento  se denomina litotricia extracorpórea. Mediante este método se rompen los cálculos en pequeñas fracciones que se pueden expulsar más fácilmente. Es un tratamiento que resulta eficaz en el 90% de los casos.
  • Nefrolitotomía percutánea (NLPC): este procedimiento se emplea principalmente en caso de cálculos de mayor tamaño que provocan obstrucciones severas del flujo de orina. Consiste en la introducción de un endoscopio a través de una pequeña incisión en la piel, por medio del que posteriormente se tritura y elimina el cálculo.
  • Ureteroscopia (URS): Se emplea tan solo en el caso de piedras localizadas en el tercio inferior del uréter. Hoy en día este es un método poco usual.
  • Extracción quirúrgica.

La  mitad de  las  personas que han sufrido un cálculo, vuelven a tener otro antes de 10 años.

[/symple_toggle] [symple_toggle title=”¿Cómo se puede prevenir la aparición de nuevos cálculos renales?”]

Mediante la adopción de las siguientes medidas podemos prevenir la aparición de nuevos cálculos renales

  • Ingesta de 2,5 litros de líquido diarios. (En pacientes  con enfermedad renal crónica será preciso consultar en función del estadio de la enfermedad renal) De esta forma se diluye la orina y se evita  que se sature de las sustancias que forman los cálculos.

Lo adecuado es distribuir la cantidad de líquido   durante  todo  el día (24 horas), ya que por la noche también puede aumentar la concentración de dichas sustancias

  • Alimentación equilibrada y variada: Una alimentación equilibrada y rica en fibra potencia los efectos beneficiosos.
  • Práctica de ejercicio  físico de forma  regular. El sedentarismo si es muy acusado, propicia la aparición de cálculos. La postración en cama  durante  un periodo prolongado, por ejemplo  debido  a una enfermedad grave o a una edad avanzada, hace que el cuerpo extraiga el calcio de los huesos, originando osteoporosis, incrementándose  así la concentración de este mineral en  la  orina.
  • Evitando las infecciones urinarias y tratarlas correctamente si aparecen.

“Algunas plantas se han revelado útiles para la disolución de los cálculos renales y para prevenir sus recurrencias. Su uso, avalado por la tradición y los estudios científicos, puede proporcionar una alternativa natural a los remedios ya conocidos, como es el caso de la Herniaria conocida como rompepiedras”.

¿Qué complicaciones puede comportar la litiasis renal?

Cuando los cálculos renales obstaculizan el flujo de la orina, la nefrolitiasis puede derivar en complicaciones como:

  • Obstrucción de las vías urinarias, permitiendo que las bacterias penetren con  mayor facilidad  y  desencadenen infecciones de las vías urinarias (cistitis) y de los riñones (nefritis intersticial).
  • Fiebre.
  • Escalofríos
  • Molestias al orinar.
  • Dolor intenso en la zona de los riñones. En los casos más graves, puede pérdida irreversible de la función renal en los casos más graves.

tabla

El papel de las plantas en la  prevención y tratamiento de cálculos renales y arenillas

Plantas medicinales
  • GRAMA DE LAS BOTICAS

grama

NOMBRE COMÚN: Grama de las boticas
NOMBRE CIENTÍFICO: Agropyron repens P. Beauv.
DESCRIPCIÓN: Planta herbácea perenne de hasta 1,5m de altura. Hojas enteras, planas y formando una vaina basal que rodea al tallo. Inflorescencia en espigas aplanadas dispuestas en dos filas a lo largo de un eje.
PRINCIPIOS ACTIVOS: Triticina (12-15%), Inositol (2-3%), Manitol (1,5%), Saponósidos β-sitosterólicos (Vainillósido), C-flavonoides (Vicenósido, lucemósido, saponarósido y lutonarósido), otros flavonoides (tricita), Trazas de aceite esencial (Agropireno 95% y Carvona), Sales minerales potásicas silícicas y férricas, Cumarinas, Furanocumarinas y Taninos.
ACCIÓN FARMACOLÓGICA: Diurético volumétrico, bacteriostático y remineralizante.
INDICACIONES: Cistitis, pielonefritis, urolitiasis, oliguria, edemas, reumatismo crónico, lumbalgias, gota, anemias, consolidación de fracturas, hipertensión arterial, hiperlipidemias.
TOXICIDAD: Carece de toxicidad a dosis razonables. La planta fresca puede producir dermatitis de contacto.
FUENTE: Peris et. Al. Fitoterapia Aplicada. MICOF Valencia, 1995.

  • HERNARIA

Herniaria

NOMBRE COMÚN: Herniaria
NOMBRE CIENTÍFICO: Herniaria glabra L.
DESCRIPCIÓN: Planta herbácea de 10-30 cm, rastrera, con hojas oblongas de disposición alterna y con estípulas membranosas. Flores reunidas en glomérulos, muy pequeñas, verdosas y poco aparentes.
PRINCIPIOS ACTIVOS: Saponósidos triterpénicos (3-9%), derivados de los ácidos medecágico, gipsogénico y 16-α-hidroximedecagénico, Cumarinas (0,1-0,4%): umbeliferota y herniarina, Flavonoides (0,2-1,2%): glucósidos del quercetol y del isorramnetol, Taninos.
ACCIÓN FARMACOLÓGICA: Litotrítico, diurético, antiespasmódico de las vías urinarias.
INDICACIONES: Litiasis renal, nefritis, pielonefritis, cistitis, uretritis y reumatismo.
TOXICIDAD: No se ha observado.
FUENTE: Peris et. Al. Fitoterapia Aplicada. MICOF Valencia, 1995.
También conocida como “Rompepiedras”.

  • ORTOSIFÓN

ortosifon

NOMBRE COMÚN: Ortosifón
NOMBRE CIENTÍFICO: Ortosiphon stamineus Benth.
DESCRIPCIÓN: Arbusto de hasta 1,2 m, con tallo cuadrangular y hojas cortamente pecioladas, ovaladas, dentadas y asimétricas en la base, con nervios y pecíolo de tono violáceo. Flores agrupadas en espigas, corolas blanco-azuladas, bilabiadas, con estambres sobresalientes muy llamativos. Fruto en tetraquenio rugoso.
PRINCIPIOS ACTIVOS: Sales potásicas (3%), Polifenoles: ác. rosmarínico, ác.dicafeiltartárico. en las hojas hay flavonoides di, tri, tetra y pentametilados. Aceite esencial (0,02-0,06%) en el que dominan los sesquiterpenos. Otros principios: β-sitosterol, α-amirina, inositol y diterpenos, colina, betaína.
ACCIÓN FARMACOLÓGICA: Diurético azotúrico, uricosúrico y clorúrico. Su uso prolongado alcaliniza la orina con el consiguiente beneficio en caso de litiasis úrica. Hipocolesterolemiante, colagogo suave.
INDICACIONES: Artritis, rematismo, gota, hiperazoemias, hiperuricemias, edemas, oliguria, ascitis, litiasis úricas, cistitis, uretritis, disquinesias biliares.
TOXICIDAD: A dosis razonable carece de toxicidad aguda y subaguda.
FUENTE: Peris et. Al. Fitoterapia Aplicada. MICOF Valencia, 1995.

  • SAUCO

sauco

NOMBRE COMÚN: Saúco
NOMBRE CIENTÍFICO: Sambucus nigra L.
DESCRIPCIÓN: Arbusto o arbolillo de hasta 5m con corteza grisácea. Hojas opuestas, compuestas, con 5-7 foliolos dentados, ovalados y agudos. Flores pequeñas, blancas, reunidas en corimbos de cimas de gran tamaño. Fruto en baya globosa de color negro brillante en la madurez, conteniendo 3 semillas.
PRINCIPIOS ACTIVOS: Corteza: Sales potásicas, Taninos, Glucósidos flavónicos, Fitohemaglutinina.
Flores: Aceite esencial rico en: linalol, nerol, geraniol, Heterósidos de flavonoles: rutósido, isoquercitrósido, hiperódiso, astragalósido, Glucósidos del ácido caféico y telúrico, Mucílagos, Trazas de sambunigrósido, Taninos, Alcoholes y Ácidos triterpénicos.

ACCIÓN FARMACOLÓGICA: Corteza: diurético, salurético, antirreumático. Flores: diaforético, diurético salurético.
INDICACIONES: Corteza: cistitis, nefritis aguda, litiasis urinaria, edemas, reumatismo, gota.
Flores: enfriamientos y resfriados, gripe, sinusitis, nefritis aguda, edemas.

TOXICIDAD: Las semillas, por su contenido en compuestos cianogenéticos, pueden resultar tóxicos en dosis elevadas.
FUENTE: Peris et. Al. Fitoterapia Aplicada. MICOF Valencia, 1995.

  • COLA DE CABALLO

caballo

NOMBRE COMÚN: Cola de caballo
NOMBRE CIENTÍFICO: Equisetum arvense L.
DESCRIPCIÓN: Planta herbácea vivaz de 20-60 cm con tallos articulados y estriados, provistos de nudos envueltos por vainas foliares terminadas en denticulaciones agudas. Presenta tallos estériles ramificados y tallos fértiles no ramificados y rematados por un cono esporífero de color negruzco.
PRINCIPIOS ACTIVOS: Numerosos flavonoides: monoglucósidos del kenferol y del quercetol y diglucósidos del kenferol, Taninos gálicos, Ácido benzóico, Esteroles: colesterol, β-sitosterol, cam-pestrol, fucosterol, Lignanos: ácidos caféico, ferúlico y p-cumarínico, Carotenoides: α y β-caroteno, rodoxantina, violaxantina, zeaxantina, Trazas de alcaloides: equisetina, nicotina, palustrina, Sales minerales: silícicas, potásicas, magnésicas y manganésicas, Ácidos fenil-carboxílicos: caféico.
ACCIÓN FARMACOLÓGICA: Diurético clorúrico, remineralizante, hemostático, antianémico, mejora y aumenta la elasticidad de los tejidos.
INDICACIONES: Oliguria, litiasis renal, edemas, cistitis, uretritis, prostatitis, reumatismo, anemia hipocrómica y insuficiencia medular.
TOXICIDAD: Por su contenido en alcaloides, el uso prolongado y abusivo puede provocar disturbios nerviosos, eritema exudativo, disfagia, cefalea, tenesmo y pérdida de apetito.
FUENTE: Peris et. Al. Fitoterapia Aplicada. MICOF Valencia, 1995.

Twitter