Los pacientes del Hospital Clínico que utilizan diálisis peritoneal domicialiaria ha pasado del 2% al 24% | ALCER Los pacientes del Hospital Clínico que utilizan diálisis peritoneal domicialiaria ha pasado del 2% al 24% | ALCER

Los pacientes renales que utilizan la diálisis peritoneal domiciliaria en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza ha aumentado del 2% en 2009 hasta el 24% en 2016, lo que ha generado un ahorro estimado acumulado de 2,3 millones de euros, según informa el Grupo de Apoyo al Desarrollo de la Diálisis Peritoneal (GADDPE) en una nota de prensa.

El estudio ha sido presentado este viernes en el Congreso de la Sociedad Española de Diálisis y Trasplante por el Dr. Rafael Álvarez, jefe de Servicio de Nefrología de dicho centro hospitalario, quien ha manifestado que “para seguir potenciando la elección de diálisis peritoneal, atender adecuadamente a los pacientes en diálisis, y continuar generando ahorros y aumentando la eficiencia del sistema sanitario, es necesario dotar al servicio con, como mínimo, un nefrólogo más”.

De hecho, según ha manifestado el Dr. Álvarez, si el aumento de utilización de diálisis peritoneal continúa aumentando como estos años, en el año 2020 alrededor del 30% de los pacientes renales utilizaría este tratamiento en el hospital, lo que generaría un ahorro acumulado adicional de hasta 5 millones de euros.
Otros estudios
En la nota se destacan estudios anteriores, como el publicado por la revista PLOS ONE1 en 2015 y en el que participaban 26 hospitales españoles, ya evidenciaban que cuando los pacientes renales reciben información adecuada sobre los diferentes tratamientos, el 50% de los que inician diálisis eligen diálisis peritoneal domiciliaria, y una mayor proporción opta por el trasplante de vivo anticipado.
Según explican en la nota “el tratamiento sustitutivo renal tiene un gran impacto en la vida de pacientes y personas cercanas, tanto en cuanto a su calidad, como en la forma en la que desean vivirla, y puede llegar a provocar alteraciones en los aspectos laborales, familiares, sociales y personales”.
Por eso tal y como afirman las mismas fuentes, “es importante que los pacientes participen activamente en la elección de tratamiento”, conociendo las repercusiones que cada modalidad tendrá sobre su situación personal, laboral, sus preferencias y, finalmente, en su calidad de vida.
En la misma nota se destaca el ‘Manifiesto de personas con enfermedades renales’, presentado por la Federación Nacional ALCER, donde los pacientes reclaman la necesidad de recibir información sobre todos los tratamientos sustitutivos renales disponibles para ejercer su derecho de libre elección.
En la nota se señala que “dada la enorme carga presupuestaria que el tratamiento sustitutivo renal supone para el sistema sanitario, y debido a que el trasplante y la diálisis peritoneal consumen menos recursos, la puesta en marcha de este tipo de procesos educativos no solo beneficia a los pacientes por los excelentes resultados en salud que estas modalidades proporcionan, sino que contribuye también a una mayor sostenibilidad del sistema sanitario”.

Fuente: El Heraldo