Tener niveles adecuados de vitamina D es importante para mantener la salud en los receptores de trasplante renal, según concluye un estudio que se presentó en la Semana Renal de este año de la Sociedad Americana de Nefrología, que se celebró en Georgia, Atlanta, Estados Unidos. Así, sus autores apuestan por los suplementos de vitamina D para mejorar la salud de los trasplantados de riñón.

En el estudio, que incluyó a 264 receptores de trasplante renal, los investigadores, dirigidos por Yoshitsugu Obi, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Osaka, en Japón, midieron los niveles sanguíneos basales de la vitamina D en los participantes y sus vínculos con deterioro de la función renal, episodios de rechazo y muerte.

Los niveles de vitamina D tenían una relación casi lineal con la disminución anual de la función renal. “Niveles bajos de vitamina D predicen los resultados adversos de los aloinjertos y los suplementos de vitamina D poco después del trasplante de riñón pueden mejorar los resultados del paciente”, concluyen los autores.