Un equipo multidisciplinar de Idc-Salud Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, ha descubierto siete metabolitos que son capaces de identificar precozmente el riesgo cardiovascular y renal en pacientes con alteraciones renales. La originalidad del hallazgo radica en que el análisis temprano de los indicadores metabólicos se realiza en orina, un hecho del que se disponen escasos datos en la literatura científica mundial. Los resultados del trabajo, que también han sido sugeridos por investigadores franceses, se han publicado en el último número de Kidney International.

Los investigadores -Alberto Ortiz, del Servicio de Nefrología, Gloria Álvarez Llamas y Fernando Vivanco, miembro y jefe del Servicio, respectivamente, de Inmunología, todos del Instituto de Investigación Sanitaria de la Jiménez Díaz, así como Antonio Herreros, del Centro de Asistencia de Investigación de la Universidad Complutense de Madrid- consideran que este trabajo podría variar la clínica terapéutica, puesto que las intervenciones se realizarían de forma más selectiva y temprana.

Según Alberto Ortiz, alrededor de un 10 por ciento de la población española padece enfermedad renal crónica (ERC) asintomática que sólo puede detectarse con pruebas de laboratorio, como el actual análisis de la creatinina sérica y de la albuminuria, que “son tardías porque para cuando son detectables, ya se ha perdido el 50 por ciento de la función renal”.

Siete metabolitos
Cuando se instala la insuficiencia renal, existen dos graves consecuencias: evolución a diálisis o trasplante y fallecimientos por enfermedad cardiovascular (ECV) por lo que son necesarios “marcadores precoces y precisos para tratar más rápidamente e identificar a los pacientes en los que su mayor problema es la ECV o la llegada a diálisis”.

El grupo de Inmunología trabaja desde hace años en genómica y metabolómica para intentar remediar distintas patologías. En este caso, y según Gloria Álvarez, los indicadores tempranos en orina son accesibles y no invasivos. Se planteó el estudio metabolómico, de molécula pequeña en orina, cuya diferencia con el tradicionalkit de laboratorio de diagnóstico es que no se eligen las moléculas que se van a estudiar, en pacientes catalogados como enfermos renales crónicos y controles sanos. “Se trata del producto final del metabolismo de la actividad funcional de las células, lo que ofrece más especificidad”, ha dicho Fernando Vivanco.

Estadios iniciales 
La actividad metabólica aparece claramente, según los datos publicados, y que corresponden a una parte de la tesis doctoral de María Posada, en fases avanzadas de la enfermedad renal (estadios III y IV), pero “en iniciales (estadios I y II) también se empieza a confirmar”. Este hecho parece ser más decisivo para la clínica porque, según Vivanco, “se supone que en enfermedad avanzada las modificaciones patológicas deben ser mayores y, por tanto, es más fácil buscarlo. Ahora se confirma que los metabolitos aparecen en fase inicial”.

(Kidney International. 2014.85,103-111).

diariomedico.com