Expandir las células en el laboratorio antes de trasplantarlas mejora significativamente su supervivencia, entre otros parámetros del injerto.

Las células madre de sangre de cordón umbilical están en el punto de mira de los tratamientos de las malignidades hematológicas; un nuevo sistema para expandir estas preciadas células podría ser la clave para que esta terapia llegue a más pacientes. De hecho, el trabajo donde se presenta esta tecnología, y que ha destacado el comité científico de la reunión anual de la Sociedad Americana de Hematología, concluye que expandir las células en el laboratorio antes de trasplantarlas mejora significativamente su supervivencia, entre otros parámetros del injerto.

El sistema, llamado StemEx, amplía las células de cordón de forma que a las tres semanas se han multiplicado por catorce veces. El estudio, presentado por su coordinador, Patrick Stiff, del Centro Médico de la Universidad de Loyola (Chicago), ha incluido a pacientes de 25 centros de Estados Unidos, Europa e Israel. En total, se aplicó la tecnología en 101 enfermos con leucemia y linfoma; los resultados se compararon con un grupo de control integrado por 295 pacientes que habían recibido una doble “dosis” de las células de cordón, sin expandir en el laboratorio. A los cien días se constató que la supervivencia fue superior en el grupo del StemEx: un 84,2 por ciento frente al 74,6 por ciento del grupo control.