El Parlamento Europeo ha prohibido las prácticas no remuneradas a partir de julio de 2019. A partir de entonces, como mínimo, se percibirán 800 euros mensuales.

Hacer prácticas permite obtener una primera experiencia profesional y aplicar los conocimientos teóricos que se han ido aprendiendo en la formación académica. Sin embargo, esta actividad no siempre está bien remunerada e, incluso, en algunos casos la retribución económica que se percibe es baja.
Es por ejemplo el caso de las prácticas en el Parlamento Europeo, institución en la que se calcula que alrededor del 25% de los becarios en sus oficinas recibe menos de 600 euros. Además, el 8% no percibe ninguna cuantía económica.
Esta situación llegará a su fin con la entrada en vigor de las nuevas medidas adoptadas el pasado 25 de marzo por la Oficina del Parlamento Europeo en materia de prácticas.

Unos cambios que han venido siendo muy reclamados por Youth Intergroup para que las prácticas sean justas.

Todas las prácticas del Parlamento Europeo serán remuneradas a partir de julio de 2019

Cuantía: de 800 a 1.313 euros mensuales

Y las medidas son importantes. La principal de ellas es que se acaban las prácticas no remuneradas, que pasarán a estar prohibidas a partir del próximo mes de julio. Además, se fijan unas cuantías económicas, de manera que un becario percibirá entre 800 euros y 1.313 euros mensuales.

Además, todo el personal en prácticas será contratado de forma directa por el Parlamento Europeo y contará con algunas prestaciones adicionales como la cobertura del seguro de salud.

Las medidas también establecen límites en los períodos de prácticas con los miembros del Parlamento Europeo, fijándose un espacio de tiempo que va desde las seis semanas a los cinco meses, con un máximo de nueve meses.

Los miembros del Parlamento Europeo también podrán ofrecer visitas de estudio, siendo en este caso seis semanas el período máximo que pueden realizarse. Igualmente, se ofertarán prácticas en el país de origen, teniéndose en cuenta en estas situaciones la legislación nacional.

Esperan que esta medida se extienda a otras instituciones y países de la UE

Con la aplicación de estas medidas a partir de julio de 2019, coincidiendo con el nuevo mandato, el Parlamento Europeo comienza a aplicar buenas prácticas, convirtiéndose en un ejemplo para otras instituciones europeas y de sus países miembros.

Y es que, a pesar de estas medidas, el problema no acaba aquí con las prácticas porque las empresas y los gobiernos nacionales también se considera que deben avanzar para que haya prácticas justas.

Los datos nuevamente así lo constatan porque, de acuerdo con los estudios del Young Intergroup, el 60% de las pasantías en Europa no están remuneradas y cuatro de cada diez becarios no tienen contrato.

Además, en tres de cada diez acuerdos no se especifica ningún contenido de aprendizaje. Y esto es especialmente significativo porque para muchos de los 4,5 millones de personas en prácticas, estos períodos suelen ser obligatorios –aunque extraoficialmente-, para poder acceder a un empleo. Aparte, tienen poco valor educativo y tampoco es habitual que se ofrezcan unos estándares de seguridad de un trabajo real.

Sin duda, las medidas adoptadas supondrán un avance para muchas personas, pero ¿se conseguirá realmente acabar del todo con las ‘malas prácticas’?