El sector de la salud es el que cuenta con más representación de este tipo de ocupados. Destaca el incremento de trabajadores con problemas cardiovasculares, respiratorios y mentales, entre otros.

La rama de actividades relacionadas con el ámbito sanitario y los servicios sociales es la que cuenta con un mayor porcentaje de trabajadores con algún tipo de discapacidad. En concreto, hasta el 11,6% de estas personas tienen un puesto de trabajo en el sector de la salud. Así se indica en el último informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre empleo en personas con discapacidad basado en datos de 2015.

Las personas con deficiencias auditivas son las que presentan las mayores tasas de actividad

Durante ese año había 1.774.800 españoles con discapacidad en edad de trabajar, lo que supone casi el 6% de la población total en edad laboral. Entre la población activa con discapacidad se observa un mayor porcentaje de hombres, sobre todo dentro del grupo de edad de 45 a 64 años y menos representación de las personas con estudios superiores que en la población activa sin discapacidad.

Lo más destacable del colectivo de personas con discapacidad es su baja participación en el mercado laboral. En 2015 había 601.100 personas activas, con una tasa de actividad del 33,9%, más de 40 puntos inferior a la de la población sin discapacidad (78,1%). Esta tasa ha aumentado ligeramente respecto a 2014. El número de personas con discapacidad ocupadas en 2015 era de 414.800. La tasa de empleo era del 23,4%, más de 37 puntos inferior a la de las personas sin discapacidad. El aumento de dicha tasa respecto a 2014 fue de 0,8 puntos.

Las personas con deficiencias auditivas son las que presentan las mayores tasas de actividad (60,1%) y las que tienen deficiencia intelectual las menores (28,1%). En cuanto a la evolución respecto al año 2014, cabe destacar los incrementos en las tasas de actividad de los grupos asociados a deficiencias del sistema visual, del sistema cardiovascular, inmunológico y respiratorio y trastorno mental. Por el contrario, el descenso en la tasa de actividad destaca en los grupos de discapacidad asociada al sistema neuromuscular e Intelectual