La Fundación Adecco ha elaborado el quinto Informe Discapacidad y Familia, cuyo objetivo es realizar una aproximación a la situación de las familias que tienen a hijos con discapacidad, así como identificar sus preocupaciones, necesidades y demandas.

Entre las conclusiones del estudio, destaca que un 61% de las familias con hijos con discapacidad cree que éstos no podrán trabajar en la empresa ordinaria debido a la existencia de numerosos prejuicios y estereotipos que siguen dificultando la plena integración de las personas pertenecientes a este colectivo.

 

Además, un 17% declara que no cree que su hijo pueda trabajar debido a su elevado grado de afectación, y un 78% de los padres no confía en que sus hijos con discapacidad puedan trabajar en un entorno normalizado en el futuro.

 

Por otro lado, un 45% de los encuestados ya ha sentido estas dificultades en el ámbito escolar, en el que sus hijos “no pueden participar en igualdad de condiciones en las actividades educativas”, encontrando barreras de diversa índole.

El estudio de la Fundación Adecco revela, por otra parte, que el 38% de las familias con hijos con discapacidad se sustenta con un solo salario. En muchos casos esto es debido a que uno de los cónyuges decide retirarse del mercado laboral para poder ocuparse plenamente de su hijo.

Las familias invierten una media de 6.000 euros en terapias y tratamientos para mejorar el desarrollo y calidad de vida de su hijo con discapacidad. El 96% declara que estas terapias están repercutiendo muy positivamente en su evolución, si bien el 40% cree que son insuficientes y realizaría más tratamientos si se lo pudiera permitir.

Por último, pese a las dificultades señaladas, el 92% de los encuestados asegura que tener un hijo con discapacidad le ha aportado valores hasta entonces desconocidos. Los más repetidos son empatía, capacidad para relativizar, fuerza de voluntad, tolerancia o amplitud de miras.