Más de 152 millones de niños y niñas alrededor del mundo trabajan y un tercio de éstos no recibe educación. Si los niños están trabajando, y no pueden ir a la escuela, el ciclo nunca acabará. Como señala el objetivo de desarrollo sostenible 8.7, hay que tomar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos.

La semana pasada, a las puertas de celebrar el Día Universal del Niño (20 de noviembre), tuvo lugar en Buenos Aires (Argentina) la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil, una convención organizada por el Ministerio de Trabajo y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Al evento asistieron políticos, trabajadores y empresarios de los 193 países que integran la Organización de las Naciones Unidas (ONU); en total más de 1.500 participantes.
World Vision también estuvo presente con una representación de alto nivel. Allí hicimos notar la urgencia de lograr el pleno empleo de los jóvenes en el año 2030, mediante la capacitación en distintas habilidades y competencias aptas para el mercado laboral, además de la puesta en marcha de políticas financieras que permitan la accesibilidad al crédito para que los jóvenes puedan emprender pequeños y medianos negocios.

Pero decía al principio de este artículo que si los niños están trabajando, y no pueden ir a la escuela, el ciclo nunca acabará. Ciertamente el crecimiento económico es deseable, pero por sí solo, éste no mejora la calidad de vida de los niños más vulnerables. La educación es ese factor que contribuirá a que los niños tengan mejores oportunidades de generar ingresos dignos cuando sean adultos y esto evitará que sus hijos deban trabajar.
Es por esta razón que proveer de educación gratuita y de calidad, al menos hasta los 15 años de edad y procurar que se respete ese límite como edad mínima para emplear a una persona, es una de las recomendaciones más importantes que World Vision planteó en la IV Conferencia Global sobre Trabajo Infantil. En el marco de esta conferencia, también nos dirigimos a los gobiernos para que fortalezcan sus sistemas de protección social y de la niñez. Pero, ¿cómo se logra esto?
• Cambiando la mentalidad de las personas que justifican el trabajo infantil.
• Apoyando a las madres, padres, maestros y amigos que se implican cuando un niño o una niña deja de ir a la escuela.
• Apoyando a las familias para que generen ingresos de manera sostenible sin recurrir a ofrecer a sus hijos como mano de obra.
• Asegurando que la gente pueda denunciar el trabajo infantil a las autoridades cuando lo presencien.
La pobreza, la demanda de mano de obra barata, convenciones sociales y sistemas de protección –leyes e instituciones- débiles, son algunas de las causas del trabajo infantil. Otros factores tales como las migraciones, que provocan las emergencias por desastres naturales, o los conflictos armados agravan la situación en perjuicio de los niños y niñas.

Melvin es un niño que trabaja 12 horas cada día recolectando café en Honduras: “Los niños son maltratados, trabajan duro y se les paga poco, a veces nada”. Pero Melvin es un luchador y afirma que “Quiero ayudarlos, quiero que los derechos de los niños y las niñas, sean respetados”. World Vision llama a gobiernos, empresas y a la sociedad civil a fortalecer los sistemas de protección de la niñez, adoptar leyes y políticas para eliminar el trabajo infantil e invertir en educación de calidad y gratuita. Tenemos que apoyar a Melvin y a los 152 millones de niños y niñas que trabajan como él.
Si trabajamos todos juntos, podemos poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra la infancia, compromiso precisamente recogido en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 16.2. Como indica la nueva campaña global de World Vision, “necesitamos a todo el mundo para acabar con la violencia contra la infancia”. Te necesitamos a ti.
Quiero agradecer personalmente a Corresponsables su continuo apoyo y difusión. Gracias también a todas las empresas y organizaciones por la construcción de alianzas para conseguir un mundo donde cada niño y niña tenga una vida plena y un futuro lleno de oportunidades.