Un 64 por ciento de las personas con discapacidad afirman que el uso de las tecnologías es de gran ayuda para su desempeño laboral.

Evolución del beneficio de las nuevas tecnologías en el desempeño laboral de las personas con discapacidad.

Durante los últimos años se ha producido un importante avance en el empleo de personas con discapacidad. Las nuevas tecnologías se han convertido en aliadas imprescindibles para la mejora y normalización de la vida de las personas con discapacidad, así como en su acceso al empleo. Esas son las conclusiones del informe ‘Tecnología y Discapacidad’, elaborado en el marco del Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas por la Fundación Adecco, con el apoyo de Keysight Technologies Spain.

Una legislación más eficiente, una mayor sensibilización empresarial o un cambio de mentalidad por parte de las propias personas con discapacidad también han ayudado en el aumento de las contrataciones de personas con discapacidad.

Sin embargo, el impacto de la tecnología también ha sido decisivo, al abrir un inmenso abanico de posibilidades: una persona con tetraplejia manejando el ordenador a través de la voz; un profesional con discapacidad visual leyendo un documento, recién salido de una impresora braille… son sólo algunos ejemplos que, algunas décadas atrás, hubieran sonado a ciencia ficción.

Así, un 64 por ciento de las personas encuestadas, de las que tienen empleo, admite que las nuevas tecnologías han sido esenciales para desempeñar sus funciones en el puesto de trabajo. En definitiva, las Nuevas Tecnologías tienen el gran potencial de acercar a las personas con discapacidad al mundo del empleoÉstas son algunas de las razones: el avance de la tecnología convencional; la irrupción de adaptaciones específicas para ciertas discapacidades; y la eliminación del factor desplazamiento.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “las nuevas tecnologías han supuesto un antes y un después en el empleo de las personas con discapacidad, permitiendo que las empresas recuperemos el talento de muchas que, hasta el momento, permanecían excluidas del mercado laboral”.

Además, agrega que “las nuevas tecnologías no sólo influyen en el desempeño del puesto de trabajo sino también en la búsqueda del mismo. Al posibilitar hacerlo de forma online, o hacer entrevistas por videoconferencia, muchas personas con discapacidad han tenido la oportunidad de demostrar su talento y optar a un empleo al que, hace algunas décadas, hubieran tenido muy difícil acceder”.

Soluciones tecnológicas, como ordenadores por mando de voz o impresoras brailles, ayudan en las tareas diarias del trabajo.

Mejor calidad de vida

El estudio aclara que, además de permitir el acceso al empleo, las nuevas tecnologías son aliadas indiscutibles en la mejora de la calidad de vida global de las personas con discapacidad. Así, 7 de cada 10 encuestados declara que, en términos generales, la tecnología ha mejorado su calidad de vida.

Los resultados apuntan a que la tecnología está resultando ser una gran aliada en la reducción de estas situaciones de dependencia, impactando, además, en la salud de las personas con discapacidad, al combatir las dificultades que presentan en su vida diaria: prótesis, ejercitadores electrónicos y otros instrumentos de rehabilitación, han sido contribuciones decisivas de la tecnología a la discapacidad en los últimos años, llegando a desbancar, incluso, a la Medicina.

Es destacable como casi 7 de cada 10 encuestados (69 por ciento) opina que esta dependencia podría reducirse a través de dos variables: accesibilidad y desarrollo tecnológico que facilite el desenvolvimiento de las personas con discapacidad.