La tasa de paro en las personas con discapacidad con la que se cerró 2017 es del 26,2%. Este es el último dato que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) y en esa misma fecha la Encuesta de Población Activa (EPA) situó en un 16,5% el desempleo a nivel nacional.

Además, la tasa de temporalidad de este empleo se fija en el 90,3%, según Odismet, el observatorio de discapacidad y empleo de la Fundación Once. Este dato habla de la precariedad laboral que sufren las personas con discapacidad. Aunque es cierto que la tasa de paro descendió en un punto y medio desde 2016.

La situación es más complicada para las personas con discapacidad intelectual, que presentan una de las tasas de actividad y de empleo más bajas. De las más de 187.000 personas con discapacidad intelectual entre los 16 y los 64 años solo el 19,5% tiene empleo. Este número crece hasta el 26% para la discapacidad general. Igualmente, la tasa de actividad de las personas con discapacidad intelectual se queda en el 31,2%, casi cuatro puntos por debajo de la media general.

Fuente: Hoy.es