La Fundación CERMI Mujeres (FCM) del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), ha emitido un comunicado para denunciar, en el marco de la celebración del viernes 22 de febrero, del Día Europeo de la Igualdad Salarial de Hombres y Mujeres, la persistencia de la brecha salarial por razón de género, realidad que también tiene lugar entre las personas con discapacidad.

Concretamente, y de acuerdo con los datos del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España (ODISMET), el salario medio bruto anual de las mujeres con discapacidad en nuestro país es de 17.365 euros, frente a 20.614 euros –3.249 euros más– en el caso de los varones con discapacidad.

Como denuncia la FCM, “las mujeres cobran un salario un 14% inferior al que reciben los hombres con discapacidad”.

El 64,8% de mujeres con discapacidad están consideradas inactivas económicamente, aunque sean ellas las que sigan haciéndose cargo de los cuidados informales.
Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), referentes al año 2016, las mujeres con discapacidad tuvieron la misma tasa de actividad que los hombres –35,2%–, a diferencia de lo que ocurrió en la población sin discapacidad, donde los varones tuvieron mayor presencia activa que las mujeres –83,9% frente a 72,1%.

Sin embargo, como apunta la FCM, “la tasa de empleo de los hombres con discapacidad superó en 0,4 puntos a la de las mujeres: 25,3% frente a 24,9%. Además, la tasa de paro de las mujeres con discapacidad (29,3%) fue superior a la de los hombres (28,1%). Y para las mujeres sin discapacidad también fue mayor: 21,38% frente al 17,9% de los hombres”.
Asimismo, indica la Fundación, “en relación con las mujeres con discapacidad, y desde el punto de vista de la interseccionalidad, la discriminación salarial de género tiene mayor impacto que la discapacidad en sí misma, lo que obviamente conduce a que las mujeres con discapacidad reciban las menores retribuciones. Además, la temporalidad y la jornada parcial son características que también se dan con mayor frecuencia en las mujeres con discapacidad, colectivo en el que la contratación es menor”.
Por su parte, concluye la FCM, “por lo que respecta a la segregación ocupacional horizontal, el sector servicios sigue conformándose como el primer generador de empleo, si bien es cierto, que para el caso de las personas con discapacidad este sector tiene aún más peso. Es el único en el que la presencia de las mujeres, si bien inferior, está más equilibrada respecto a la de los hombres: las mujeres representan el 43% de las personas con discapacidad en el sector”.

Fuente: Somos Pacientes