En 2016 se generaron 98.802 contratos para personas con discapacidad, un 3,7% más respecto al año anterior, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

De todos los contratos, 30.154, el 30,5%, se produjeron en empresas ordinarias; el resto de  contratos, 68.648, un 69,4%, se firmaron en el ámbito del empleo protegido.

Desde que se aprobó la Ley sobre Integración Social de los Minusválidos, la participación de las personas con discapacidad en la empresa ordinaria se ha incrementado notablemente, pero un 31% de las personas con discapacidad se encuentran en paro, lo que supone 9,1 puntos más que la tasa de empleo de la población sin discapacidad.

Por comunidades autónomas, Andalucía (16.291), Madrid (14.206) y Cataluña (13.370) son las regiones en las que se firmaron más contratos para personas con discapacidad durante el año pasado.

Atendiendo a la naturaleza de los contratos para personas con discapacidad, Cataluña (5.083), Madrid (4.411) y Andalucía (4.400) también son las que más empleo generaron en el ámbito ordinario.

Destaca el caso de Murcia, donde los contratos para personas con discapacidad se producen mayoritariamente en el ámbito ordinario (68,4%) y no en el protegido (31,6%), situación que también se produce en Melilla, región en la que de los 73 contratos firmados, 6 se produjeron en el ámbito protegido (8,2%) y el resto en el ordinario (91%).