Según este estudio, Madrid con el 25,6% encabeza esta lista, seguida muy cerca de La Rioja (25,4%) y País Vasco (24,5%). En el extremo opuesto se encuentran comunidades como Baleares (4%), Murcia (7,9%) y Extremadura (8,5%). Para el observatorio, estas zonas parecen disponer de menores recursos y mayor dispersión y dificultad de acceso a los mismos.

Los diversos análisis realizados sobre las personas con discapacidad y su integración laboral concluyen que a mayor nivel de estudios, mayor acceso al empleo, siendo éste, además, de mayor calidad. No obstante, no siempre resulta sencillo para el colectivo acceder a ellos. Limitaciones en la accesibilidad de las instalaciones, servicios y transportes, ausencia de planes y materiales adaptados, dificultades económicas y otros factores impiden, en ocasiones, la continuidad del proceso formativo.

Este estudio añade que mientras en la población general el porcentaje de personas con estudios superiores alcanza el 34,8%, entre las personas con discapacidad, dicho porcentaje se reduce hasta el 15,3%, según datos recogidos por el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España de Fundación ONCE, Odismet.

Por sexo, las diferencias no resultan relevantes (15,4% de hombres, frente al 15,8% de mujeres), pero sí destaca la significativa labor de la ONCE y su Fundación. Así, el 19,1% de las personas con discapacidad visual han realizado formación superior, situándose por encima del resto de las discapacidades.