La Confederación SALUD MENTAL España, miembro de Somos Pacientes, ha emitido un comunicado para manifestar su preocupación por la baja tasa de actividad, de solo un 30,1%, del colectivo de personas con trastornos mentales de nuestro país.

Como recuerda la Confederación, “si bien que un problema de salud mental no tiene por qué ser un impedimento para obtener un empleo, la baja inserción laboral de las personas con problemas de salud mental es una de las principales barreras para su integración social y su recuperación, fruto en gran medida de los prejuicios de muchos empresarios y administraciones públicas”.

Aumento del desempleo

Concretamente, los datos del informe ‘El Empleo de las Personas con Discapacidad 2015’ elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que si bien la tasa de actividad de las personas con un trastorno mental aumentó un 1% con respecto al ejercicio anterior, los problemas de salud mental constituyen, tras la discapacidad intelectual, la segunda discapacidad con menor tasa de empleo: de solo un 15,9% en 2015 –un descenso de 0,5 puntos con respecto a 2014.

Como denuncia SALUD MENTAL España, “a pesar de haber aumentado el número de personas activas, la tasa de empleo de las personas con problemas de salud mental ha disminuido respecto a 2014”.

Y en este contexto, como recuerda la Confederación, “el empleo es una vía fundamental para lograr la recuperación y la autonomía, que además tiene una importante función terapéutica, desplazando el rol de enfermo por el rol de trabajador”.

Por ello, y con objeto de revertir esta situación, la Confederación lleva años desarrollando programas e iniciativas para la sensibilización del tejido empresarial y de formación para el fomento del empleo. Unos programas que se unen a sus servicios de orientación laboral, sus Centros Especiales de Empleo (CEE) y la bibliografía especializada en salud mental e integración social y laboral de su Centro de Documentación.