Solo el 5% de las personas con discapacidad por trastorno mental está integrado laboralmente, siendo el trabajo uno de los factores más eficaces para reducir el estigma, afirma la directora de Comunicación de Fundación Manantial, Helena de Carlos.

“Cuando conoces a una persona que tiene una discapacidad por un problema de salud mental y ves que es como tú, que tiene un funcionamiento absolutamente normal y que con apoyo profesional desarrolla su trabajo con normalidad es cuando el estigma se viene abajo”, expresa en este sentido de Carlos.

Por ello, la fundación creó en marzo de 2014 ‘RicaMente’, un proyecto pionero en España de creación de empleo protegido para personas con discapacidad por enfermedad mental con el apoyo de la Fundación Obra Social y Monte de Piedad de Madrid.

Se trata de un establecimiento de hostelería que da trabajo a ocho personas con trastorno mental. “Están atendiendo al público, preparando las tostas, el café, en un entorno normalizado e integrador”, asegura el coordinador general de Manantial Integra, Centro Especial de Empleo de Fundación Manantial, Gregorio Bercedo.

El resultado es “integrador” y “se han roto todas las barreras con el público”, añade. “Los clientes han encontrado la respuesta de unos buenos profesionales y un trato excelente”, detalla Bercedo