La Comunidad de Madrid otorgará durante 2015 hasta un máximo de 6.600 euros al año a las empresas que contraten personas con discapacidad severa y reciban apoyo de asesores u orientadores, según ha informado el Gobierno regional este domingo en un comunicado.

Así, se destinarán 250.000 euros en este concepto, que se repartirán en función del grado de discapacidad, la duración del contrato de cada trabajador y la jornada si se trata de un contrato a tiempo parcial.

Los destinatarios finales de las acciones son personas con parálisis cerebral, con enfermedad mental o con discapacidad intelectual, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33 por ciento; personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 65 por ciento; y personas sordas y con discapacidad auditiva, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 33 por ciento.

Pueden solicitar las ayudas: las asociaciones, fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro que suscriban un convenio de colaboración con la empresa que va a contratar a los trabajadores con discapacidad; los Centros Especiales de Empleo que suscriban un convenio de colaboración con la empresa que va a contratar a trabajadores con discapacidad procedentes de la plantilla del mismo centro o de otros centros especiales de empleo.

También pueden beneficiarse de estas subvenciones aquellas empresas del mercado ordinario de trabajo, incluidos los trabajadores autónomos, que contraten a los trabajadores con discapacidad beneficiarios de dichas acciones, siempre que cuenten en su plantilla con preparadores laborales especializados o se comprometan a incorporarlos, y dispongan de los recursos materiales necesarios para garantizar el desarrollo idóneo de los programas de empleo con apoyo.

Este tipo de ayudas se convocaron por primera vez en la Comunidad de Madrid en 2009, a fin de intensificar las políticas activas de empleo para trabajadores con discapacidad. Desde entonces se han subvencionado a 154 preparadores y se han podido apoyar un total 307 trabajadores con especiales dificultades de inserción en el mercado ordinario de trabajo.