La directora general de Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, María Antonia Pérez León, La directora general de Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, La directora general de Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas destaca que la Economía Social “avanza de manera muy sólida”, con la mayoría de contratos de carácter indefinido.

En una entrevista concedida a Servimedia, Pérez León indicó que en los primeros seis meses del año se han constituido 853 cooperativas en España, con 4.797 nuevos socios.

Con datos a 30 de septiembre de 2018, el 77,2% de contratos en cooperativas son indefinidos y el 22,8% restante temporales.

“Está poco a poco constituyéndose en una opción dentro de esa parrilla que tiene alguien cuando quiere poner en marcha una actividad económica que de alguna forma a lo mejor estaba un poquito más relegada” y «es una forma sólida de abordar ahora una actividad económica», afirmó la responsable de Trabajo Autónomo y Economía Social del Ministerio.

Además, Pérez León destacó que son empresas que “han soportado mucho mejor la crisis”, en las que se ha perdido «mucho menos empleo” y, en general, se gestionan “de una manera más solidaria”.

En este punto, la directora general señaló que “la incorporación de la diversidad de capacidades y la incorporación de la mujer son dos elementos que hacen más diversa y a la vez más productiva una empresa; la Economía Social es un referente de eso”.

En concreto, apuntó que la inclusión de personas con discapacidad “no es nada comparable con el resto del tejido empresarial”, y por género, en las sociedades cooperativas hay un 47,8% de mujeres ocupadas.

En suma, desde Trabajo se destaca que son datos “muy alentadores” que contribuyen a que las empresas sean “más inclusivas, más justas, más equitativas; que tienen la misma productividad o más” y en las que la deslocalización es más difícil.

Pérez León subrayó que uno de los retos es trasladar a la sociedad que “hay un tipo de empresas que están más pensadas para las personas y para devolver a las personas lo que de beneficios se consigue”.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Pérez León también se encarga del área de Responsabilidad Social de las Empresas en el Ministerio y ha detectado que en esta materia “se progresa adecuadamente”, particularmente en las grandes compañías. Mientras, en las pymes “nos queda todavía un trabajo por hacer” en cuanto a sensibilización.

La responsable ministerial destacó que la ONCE es un “referente mundial” en cuanto a responsabilidad social empresarial, por haber logrado un compromiso en las compañías y también por trasladarlo a la Administración, que ya refleja esa responsabilidad con la Ley de Contratos Públicos.

Pérez León puso de relieve que “cada vez más las empresas se van dando cuenta de que el hecho de tener diversidad de capacidades en las empresas no solo es conveniente, sino que está claro que se generan unos ambientes de trabajo más productivos”.

Además, considera que la labor del Comité Español de Representación de Personas con Discapacidad (Cermi) “no se puede pagar”, porque ha implicado “a muchos sectores de la sociedad y a la Administración a ir en ese camino y a no poder pasar sin poner la mirada en el ámbito de la discapacidad y la inclusión”.

No obstante, la directora general de Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas cree que todavía “queda por avanzar”, porque “siempre hay exclusión” de distinto tipo.

Fuente: SERVIMEDIA