Grado de Discapacidad: España renueva su baremo

organica
0

España renueva el baremo que valora el grado de discapacidad de sus ciudadanos que estará listo para aplicarse en todas las autonomías a partir del 2022.

El baremo que valora el grado de discapacidad en toda España va a sufrir nuevos cambios, según el Consejo Territorial. Una tramitación cuya aprobación iniciará a finales de este año, ya que tiene previsto entrar en vigor en 2022.

El baremo del grado de discapacidad se sacude el polvo y renueva

El pasado 26 de julio el Ministerio de Sanidad, o más bien su Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, Consumo y Bienestar Social, acordó que se inicie el proceso de tramitación del real decreto para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad, que supondrá la actualización del baremo que se aplica en la actualidad en todas las autonomías del país.

Las estimaciones apuntan al final de este año como la fecha de su aprobación, y sitúan los inicios del 2022 como su momento para entrar en vigor.

«EL NUEVO BAREMO SUPONE UN CAMBIO DE ENFOQUE SOBRE LA DISCAPACIDAD», EN PALABRAS DE Mª CARMEN MAEZTU.

La consejera de Derechos Sociales, «puesto que pasa de ser una clasificación de las personas a una clasificación de las características de la salud de las personas, considerando su contexto personal y social», explicó durante su asistencia en la reunión del Consejo Territorial. «Este enfoque supone un cambio social para las personas discapacitadas de todo el mundo», señaló, concluyente.

De este modo y con esta actualización, se resuelve la necesidad de implantar un baremo universal que valore con mayor equidad el grado de discapacidad de las personas con deficiencia en España, «para que todas las personas, independientemente del país o comunidad autónoma en la que residan, sean valoradas conforme a los mismos criterios», según Maeztu.

De ahí que se considere «mejora» a los matices que caracterizan el nuevo baremo, al ser éste «más complejo y contempla más variables que el actual», o así lo ha expuesto la consejera, quien también ha recordado la importante contribución de la Comunidad Autónoma de Navarra en el asunto:

«EL EQUIPO DE VALORACIÓN DE LA COMUNIDAD FORAL LLEVA MUCHOS AÑOS IMPLICADO EN ESTE PROCESO DE REVISIÓN», CONCEDIÓ, «Y HA HECHO IMPORTANTES APORTACIONES A ESTE NUEVO BAREMO QUE SE VIENE TRABAJANDO DESDE 2009».

Un baremo que ajusta la valoración de sus grados de discapacidad al espejo de la sociedad actual

Se trata, pues, de un baremo actualizado al que España obliga a adaptar en función de la clasificación internacional del funcionamiento de la discapacidad y de la salud, aprobado por la Organización Mundial de la Salud hace veinte años.

Ya en dicha propuesta de la OMS se contempló la discapacidad de manera global, teniendo en cuenta también las limitaciones de cada deficiencia en la actividad y las restricciones en la participación de las personas con discapacidad. Un modelo que fue adoptado en la ‘Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad’ de las Naciones Unidas en 2006, y que entró en vigor en mayo del 2008, contando en el proceso con la ratificación de España.

El proceso de actualización del nuevo baremo que valorará el grado de discapacidad, inició sus andadas por España en febrero de 2009, con la aprobación en el Congreso de la proposición de ley por la que se instaba al Gobierno a impulsar las medidas necesarias para la aprobación de nuevos baremos que valoren la discapacidad de acuerdo con la clasificación internacional del funcionamiento y la discapacidad; culminado el proceso de renovación, el pasado 26 de julio, toca arrancar ahora con su periodo de tramitación.

¿Cuáles son las novedades que introduce el nuevo baremo?

Varias son las novedades que introduce el nuevo baremo en la aplicación de la valoración del grado de discapacidad en el país; puede que la más destacable de todas ellas sea la incorporación del Baremo de Limitaciones en la Actividad, la misma que contempla las limitaciones de las personas para realizar las actividades de la vida cotidiana, como el aseo personal, las tareas de la casa o determinadas gestiones, por ejemplo.

Este aspecto, precisamente, lo desarrollaron los profesionales   del equipo de valoración de Navarra, en su práctica totalidad, bajo la coordinación de Javier Zugasti, director del Centro de Valoración de Discapacidad y Dependencia del Departamento de Derechos Sociales, quien ha estado al frente del grupo de desarrollo creado para este cometido.

Otro cambio cualitativo bastante importante es el Baremo de restricciones en la participación; se trata de un instrumento que da voz a las personas que son valoradas, de modo que éstas puedan expresar su visión subjetiva acerca de su propio estado de discapacidad.

Además, el nuevo baremo que valorará el grado de discapacidad de los españoles tendrá en cuenta igualmente el contexto que rodea a las personas que solicitan la valoración de discapacidad; ello significa que tendrá en cuenta aquellos factores sociales que pueden suponer barreras u obstáculos añadidos a su situación de discapacidad, elementos que, por tanto, pasarán a ganar más relevancia de la que tienen ahora con el actual sistema.

El apartado de la etimología

La etimología también ha conseguido colarse en este nuevo baremo, por otra parte; una actualización terminológica que revoca el «retraso mental», por ejemplo, terminología obsoleta desde hace muchos años, aunque aún sigue presente en el actual baremo, y al que en el nuevo baremo se le va a sustituir por el término «discapacidad intelectual». Como este, otros ejemplos más.

En cualquier caso, a todas estas novedades arriba enumeradas se suma la inclusión de nuevos apartados que valoran aspectos como el dolor y la carga de tratamientos, entre otros, así como una actualización exhaustiva de las tablas y los baremos que valoran las deficiencias presentes en las personas a los parámetros médicos actuales, siempre en función de las diferentes especialidades existentes.

Por último, en la nueva regulación del medidor del grado de discapacidad se plantea también ampliar el perfil de todos los profesionales autorizados hasta ahora para realizar la valoración; este aumento de profesionalidades podrá contribuir a agilizar plazos.

Fuente: prensasocial.es