Ocho de cada 10 personas con discapacidad tienen ahora peores trabajos y sueldos que antes de la pandemia

desempleo
0

Más de 100.000 personas con discapacidad perdieron su empleo en los últimos meses. Su contratación también cayó, un 30% menos en 2020

El 80% de las personas con discapacidad han sufrido algún revés laboral desde el inicio de la pandemia. La contratación de personas de este colectivo baja por segundo año consecutivo. En concreto, en el primer trimestre de 2021 su contratación cayó en un 7,7% según el informe Discapacidad y Relaciones Sociales, realizado por la Fundación Adecco. Solamente en el año 2020, la contratación de personas de este sector descendió en un 30% según el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). Esto rompe la tendencia tras siete años de crecimiento. El informe de la Fundación Adecco, con 700 personas con discapacidad encuestadas, revela que un 17,6% perdió su empleo, mientras que un 6,5% continúa en situación de ERTE.

Esto no hace si no aumentar las diferencias. Y todo porque la tasa de paro de las personas con alguna discapacidad es casi el doble que la media general. »Para nosotros es prioritario una nueva Ley General de Empleo que tenga medidas para la incorporación de las personas con discapacidad al mercado laboral ordinario», cuenta Anxo Queiruga, presidente de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE).

Según datos de COCEMFE, más de 100.000 personas con alguna discapacidad habrían perdido su empleo en 2020. El acceso a un trabajo, más difícil que nunca. Si atendemos a las cifras generales, el descenso en la contratación en el primer trimestre de 2021 de las personas con discapacidad ha sido algo más moderado que el de la población general, un 15%. Aun así, las condiciones de acceso del colectivo al mercado laboral son más complicadas.

Además de la crisis económica, deben hacer frente a los diferentes estereotipos sociales que aún persisten. ‘‘Yo lo veo un poquito crudo a corto plazo. No sé si mejorará cuando pase un año pero ahora mismo lo veo difícil», cuenta Máximo. Él es uno de los ejemplos que certifican la difícil situación por la que está atravesando el sector. En su caso, tiene una discapacidad mayor al 33% debido a un accidente de obra. Desde ese momento fue operado en su espalda. A esto se suman problemas cardiacos previos. Está intentando volver a encontrar su camino laboral pero con la llegada de la pandemia le está resultando complicado volver. Ante la imposibilidad de ejercer la construcción, le toca reinventarse. Por ello es una de las personas que realizan cursos de integración promovidos por la Fundación Adecco, con la esperanza de encontrar trabajo pronto.

»El mundo laboral ha cambiado muchísimo, tienes que estar muy preparado. La verdad es que gracias a ellos creo que sí, que me va a salir algo», concluye. La inclusión del colectivo, prioritaria para las asociaciones Desde asociaciones y plataformas como COCEMFE y Adecco continúan velando por la inclusión laboral de personas como Máximo. Sin embargo, no todo es negativo. A día de hoy se pueden ver casos de personas con alguna discapacidad que sí han conseguido reincorporarse al mundo laboral. Carlos es el máximo ejemplo. Tiene más de 45 años y llevaba en paro desde hace varios años. Gracias a la Fundación Adecco consiguió trabajo como operario de producción en la empresa Coca Cola, en Valencia.

»Podemos hacer otras actividades, podemos dedicarnos a otro puesto de trabajo en el que realmente podamos sentirnos emprendedores», señala Carlos feliz de volver a estar en activo.