Preguntas Frecuentes

Quiero ser donante de órganos, ¿qué tengo que hacer?

Usted puede solicitar la tarjeta de donante, si bien, debe de conocer que la tarjeta no tiene valor legal, sino únicamente testimonial. Esto significa que en el momento de fallecer, si pudiera ser donante de órganos, la familia va a tener que firmar el consentimiento para proceder a la extracción.

Es por ello, por lo que aconsejamos que en vida manifestemos nuestro deseo con respecto a la donación de órganos. La familia, si era conocedora de la decisión del fallecido, tiende a respetar la voluntad del mismo.

 ¿Puedo donar a la vez mis órganos y el cuerpo para la ciencia?

La donación efectiva de órganos no es compatible con la donación del cuerpo a la ciencia. En la intervención quirúrgica que se lleva a cabo para la donación, es imprescindible realizar también extracción de arterias y venas. Esto impide que se puedan realizar las infusiones de líquidos necesarias para conservar el cadáver para estudio.

Para la donación del cuerpo a la ciencia, puede contactar con la Facultad de Medicina, Departamento de Anatomía y Embriología Humana más próxima a su localidad.

¿Existe alguna ventaja para los donantes?

Según la legislación vigente se garantiza el altruismo en la donación: nadie puede donar, ni recibir un trasplante, con otras intenciones o medios que no sean la solidaridad altruista.

Toda donación debe ser voluntaria, gratuita, sin ánimo de lucro y anónima, de forma que no sea posible obtener compensación económica, ni de ningún otro tipo. La mayor compensación es la satisfacción de saber que se tiene la posibilidad de ayudar a otras personas.

En la actualidad se contempla la obtención de órganos viables para trasplante bien por fallecimiento en situación de muerte cerebral, bien en situación de fallecimiento por parada cardíaca. Por tanto, no todas las personas que tienen intención de ser donante pueden llegar a serlo y acogerse a este servicio.

¿Que son las listas de espera y los criterios de asignación de los órganos?

Los criterios de asignación de los órganos (también denominados criterios de distribución) se encuentran disponibles en nuestra página web.

Con el fin de garantizar los principios de igualdad y equidad los criterios se establecen teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales: aspectos territoriales y aspectos clínicos. Los criterios territoriales permiten que los órganos generados en un determinado área o zona, puedan trasplantarse en esa misma zona, para disminuir al máximo el tiempo de isquemia (que es el tiempo máximo que puede transcurrir entre la obtención del órgano y su implante en el receptor). En los criterios clínicos se contemplan la compatibilidad donante/receptor y la gravedad del paciente. Existe un criterio clínico que está por encima de los criterios territoriales, la “urgencia 0”. Un paciente en “urgencia 0” tiene prioridad absoluta en todo el territorio nacional. Si no hay “urgencia 0”, los órganos se asignan respetando los criterios territoriales. El equipo de trasplante decide, dentro de su lista de espera, qué paciente es el más indicado para recibir el órgano, siguiendo los criterios clínicos: compatibilidad del grupo sanguíneo, características antropométricas, la gravedad del paciente, etc.

¿Puede un paciente extranjero ser trasplantado en España?

El acceso al trasplante en nuestro país está limitado exclusivamente a los ciudadanos españoles y a aquellos extranjeros que tienen establecida legalmente su residencia en nuestro país.

Tanto la OMS como el Consejo de Europa han rechazado categóricamente el llamado “Turismo de Trasplante”, entendiendo este como el viaje para trasplante, cuando implique tráfico de órganos, comercialización de los mismos, o si los recursos dedicados a proporcionar trasplantes (órganos, profesionales o centros de trasplante) a pacientes de fuera del país limitan la capacidad del mismo para proporcionar servicios de trasplante a su propia población. Así, aunque en nuestro país se dan las mayores tasas de donación del mundo y se realizan un gran número de trasplantes, sigue existiendo una lista de espera para recibir un trasplante y un porcentaje variable de pacientes en lista de espera (dependiendo del tipo de trasplante y las características del paciente) fallecen antes de poder ser trasplantados. Es evidente que el trasplante a ciudadanos extranjeros compite con los pacientes que se encuentran en lista de espera en nuestro país colocándoles en una situación de clara desventaja. La alternativa a este fenómeno del “turismo de trasplantes” pasa por desarrollar modelos y sistemas organizativos en los diferentes países para que sus pacientes tengan acceso al trasplante en su propio país sin tener que viajar a un país extranjero.

Por todo esto, sólo de forma excepcional y bajo muy estrictas condiciones se puede considerar la realización de un trasplante en nuestro país a un ciudadano extranjero.

¿Es posible ser donante en varios países?

Una misma persona, puede tener más de una tarjeta de donante. Por ejemplo, puede tener la tarjeta emitida por un organismo en el país en el que reside, y por otro lado, puede tener otra tarjeta de otro país en el que haya residido o del que sea originario.

Cuando una persona fallece, y dona sus órganos se dispone de muy poco tiempo para poder implantarlos en los receptores. Este factor hace que los órganos obtenidos de una donación, se implanten generalmente en el mismo país. En ocasiones, si los desplazamientos lo permiten, con el fin de conseguir de cada donación un aprovechamiento máximo, pueden intervenir equipos de varios países. Es el caso, de las colaboraciones de España con países próximos, como Portugal, Francia o Inglaterra.

¿En qué consiste el Registro de voluntades anticipadas/instrucciones previas/testamento vital?

En el documento de instrucciones previas se recoge que: “una persona mayor de edad, capaz y libre, manifiesta anticipadamente su voluntad, con objeto de que ésta se cumpla en el momento en que llegue a situaciones en cuyas circunstancias no sea capaz de expresarlos personalmente, sobre los cuidados y el tratamiento de su salud o, una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo o de los órganos del mismo”. “El otorgante del documento puede designar, además, un representante para que, llegado el caso, sirva como interlocutor suyo con el médico o el equipo sanitario para procurar el cumplimiento de las instrucciones previas” (Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica).

Si desea información sobre este servicio puede consultar con la Consejería de Sanidad de su Comunidad Autónoma.

El siguiente cuestionario de preguntas esta extraído de las consultas realizadas por los participantes del Encuentro de Jóvenes celebrado en Málaga en 2016:

PROCESO DE VALORACIÓN DEL DONANTE VIVO

¿Quién puede ser donante?.-

Cualquier persona a priori podría ser donante. Solicitar información al nefrólogo que lleva al receptor sería muy importante, para poder poner en marcha un estudio simple inicial (analítica de sangre y orina), que nos ayude a saber si la donanción renal es posible.

¿Me puede donar un amigo?.-

No es necesario que existan lazos familiares para poder llevar a cabo una donación renal de vivo. Lo más importante es confirmar que el donante se ofrece libre y desinteresadamente y que no se mueve promovido por una compensación económica u de otro tipo, dado que el tráfico de órganos en España es un delito.

¿Qué pruebas se realizan al donante?.-

* Inicialmente, solo es necesario:

1.- Una muestra de sangre, para determinar:

a) Grupo sanguíneo del donante y valorar así si existe compatibilidad con el receptor (en caso contrario, en un segundo tiempo se podría plantear cruzado o AB0 incompatible);

b) Función renal, con medida de creatinina y filtrado, y la presencia o no de factores de riesgo cardiovascular, como pueden ser diabetes, al detectar cifras de glucosa elevadas, dislipemia, midiendo colesterol y trigliceridos, etc.

2.- Un análisis de orina elemental, para descatar alteraciones, como pérdida de proteínas o sangre.

* Posteriormente, si los exámenes iniciales están bien, se realizan otros estudios de compatibilidad inmunológica, un preoperatorio normal y un TAC abdominal. Este último es fundamental para ver bien la forma de los riñones, descartar que existan cálculos u otras lesiones y analizar la complejidad quirúrgica de la nefrectomía, comprobando la disposición y número de vasos sanguíneos renales.

Con estos exámenes realizados, tanto donante como receptor, son evaluados por un equipo multidisciplinar que incluye: urólogos o cirujanos, psicólogos y psiquiátras, anestesistas y nefrólogos.

¿Qué contraindicaciones generales y relativas hay a la donación en vivo? (obesidad, hipertensión, VIH, Hepatitis, etc.).-

Las principales contraindicaciones absolutas son tres:

1) Que el donante sea menor de edad o no esté en plenas facultades mentales (retraso mental, demencia, etc).

2) Que el donante tenga una enfermedad tumoral o infecciosa activa o de diagnóstico reciente.

3) Que el donante sea diabético o tenga alguna patología que implique mayor riesgo de desarrollar enfermedad renal futura, como una hipertensión arterial severa y mal controlada o ciertas enfermedades autoinmunes como el lupus.

Dentro de las contraindicaciones relativas, la más frecuente es la obesidad, pero si el donante consigue bajar de peso y se compromete a cuidarse y llevar hábitos de vida saludable después de la donación, ésta se puede llevar a cabo.

¿Cuánto tiempo se tarda en valorar al donante?

El proceso de estudio del donante suele agilizarse en la medida de lo posible, juntando pruebas en un mismo día e intentando respetar jornada laboral y personal del donante. En términos generales, se suele tardar entre 1-3 meses en tener todas las pruebas y evaluaciones realizadas por los distintos especialistas. Si el receptor está prediálisis, el proceso puede llevarse a cabo con mayor celeridad para que éste no llegue a entrar en diálisis.

¿Tengo que estar en la lista de espera para poder recibir una donación de un familiar o de mi pareja?

Un paciente renal no necesita estar incluido en la lista de espera de trasplante de cadáver para plantearse recibir un riñón de donante vivo. Cuando un paciente está en prediálisis, el nefrólogo debe informarle sobre las distintas opciones de tratamiento renal, entre ellas la hemodiálisis, la diálisis peritoneal y el trasplante renal de vivo anticipado (sin pasar por diálisis). Si no tiene donante en ese momento, se programa la inclusión en diálisis y en lista de espera de trasplante de cadáver. Si posterior a la entrada en diálisis surge un donante vivo, se estudia al donante y si es factible, se saca al receptor de la lista de espera de cadáver y se procede al trasplante de vivo.

SEGUIMIENTO Y CUIDADOS AL DONANTE

¿Cuánto tiempo estará de baja el donante?.-

El periodo de baja laboral es muy variable y depende de cómo se encuentre cada persona y de la existencia o no de complicaciones relacionadas con la cirugía. También el trabajo que ejerza es importante, porque si habitualmente el donante trabaja realizando esfuerzos o cogiendo carga, debería retrasar algo más su incorporación a la vida laboral. En general, un donante suele incorporarse al trabajo a 1-3 meses de la donación.

¿Qué seguimiento médico deben seguir?.-

Tras la donación, el paciente debe ser seguido en Consultas de Nefrología de forma periódica. Durante el primer año, se suele citar al donante a los 3-6 mese de la cirugía y al año. Posteriormente, se aconseja una evaluación anual o cada dos años para prevenir o tratar posibles factores de riesgo cardiovascular. Estas medidas no son distintas a las llevadas a cabo por los médicos de Atención Primaria con la población general a medida que va envejeciendo.

¿Tendrá restricciones dietéticas el donante?.-

El donante, al igual que la población general, deberá tener hábitos de vida saludable. Para ello es importante no llevar una vida sendentaria, hacer algo de ejercicio y evitar consumo excesivo de grasas, tabaco o alcohol. Pero éstos consejos son los que habitualmente hacemos a toda la población, no son una medida especial para los donantes.

¿Qué probabilidad de desarrollar insuficiencia renal tiene el donante en vida?.-

Si se ha realizado una buena selección del donante, la probabilidad de desarrollar insuficiencia renal es muy baja, aunque no inexistente. Aparte de la presencia de factores de riesgo cardiovascular, son importantes el sexo, la edad y la raza. Estudios americanos recientemente publicados de proyección de riesgo de desarrollo de enfermedad renal futura, afirman que las personas de raza blanca tienen un riesgo inferior al 0.1%.

PROGRAMA DE DONACION DE VIVO CRUZADO

Se pueden volver atrás los donantes.-

Cualquier donante de vivo, no solo en el caso de la donación cruzada, puede revocar su consentimiento en cualquier momento del proceso. De hecho, antes de la donación hay que proceder a una declaración delante de un juez y siempre se espera mínimo 24-48 horas desde la declaración jurada para llevar a cabo la donación, por si el donante cambia de opinión.

¿Qué pasa si mi familiar me dona un órgano y otra pareja del programa se arrepiente?, ¿se queda mi familiar sin órgano?.-

Gran parte del éxito del programa de trasplante de vivo cruzado se basa en una buena coordinación y regulación por parte de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). A no ser que exista un donante altruista (persona que dona un riñón a un desconocido), el proceso quirúrgico de donación cruzada se realiza de forma simultánea en los distintos hospitales implicados. En el caso de que un donante de vivo cruzado se arrepienta antes de la cirugía, la cadena se rompe y habría que empezar de nuevo y esperar a un nuevo cruce o plantear la opción del trasplante AB0 incompatible.

Si el órgano viene de otra localidad, ¿tiene que viajar el donante o es el receptor, o ambos?.-

Aunque con los primeros trasplantes de vivo cruzado, viajaron los donantes, actualmente por comodidad para la familia y su entorno, son los órganos los que se trasladan en ambulancia, todo ello muy coordinado por la ONT y con mínimos tiempos de isquemia. Se ha visto que evitar desplazamientos de los donantes es muy importante desde el punto de vista emocional, que suelen preferir ingresar en el mismo hospital que su familiar o amigo.