Las personas con enfermedad renal crónica en tratamiento renal sustitutivo son uno de los colectivos más afectados por la pandemia por Covid-19, con más de 1700 infectados en una población de 61.700 afectados. Además de ello con altas tasas de mortalidad, muy superiores a las de la población general. Sin embargo no todas las opciones de tratamiento han tenido el mismo comportamiento en contagios y fallecimientos, la peor parte se la lleva el tratamiento de hemodiálisis en centro sanitario, con las tasas de mortalidad más altas (27,5% de los infectados). En el posición contraria están las personas en tratamientos de diálisis domiciliario, especialmente de diálisis peritoneal, con la tasa más baja de mortalidad (18,2% de los infectados). Los casos de personas infectadas en tratamientos de hemodiálisis domiciliaria son poco significativas (6 personas) dado el reducido grupo de pacientes que se dializan en casa (alrededor de 300), pero también indican una tendencia protectora frente a la infección por SARS-CoV-2.

 

 

#YoMeDializoEnCasa